jueves, 7 de junio de 2018

[Review] Cerberus - Otura Ka (2014)


Malinalli, Marina o más ampliamente conocida como La Malinche fue una mujer indígena mexicana que fungió como traductora de Hernán Cortés durante el doloroso y triste proceso de conquista, mismo que vio caer a uno de los imperios más grandes, poderosos e influyentes que el mundo ha conocido.

Su conocimiento del náhuatl, maya y castellano le hizo desempeñar un rol protagónico del cual los españoles sacaron ventaja militar y política. Sin embargo, el precio que ella tuvo que pagar fue muy caro, pues hasta el día de hoy en México existe la palabra ‘’malinchismo’’ para referirse a aquella acción de no valorar lo que es propio de nuestro país y preferir lo extranjero, lo ajeno, lo que no es nuestro.

Si hay un adjetivo que puede adjudicarse a una gran mayoría de los metaleros mexicanos es precisamente ese, malinchistas, y es que la tendencia a consumir metal proveniente de Europa y Estados Unidos dejando de lado la amplia gama de ofertas locales se ha vuelto un cáncer que debilita progresivamente a la escena nacional.

Afortunadamente, la escena ha resistido este mal y poco a poco, con mucho esfuerzo, energía y entusiasmo, ha logrado que la atención de los metalheads mexicanos se concentre en la gran cantidad de bandas talentosas, prometedoras, sólidas y contundentes que existen ya no digamos en el país, tan solo en la ciudad de México, en un proceso en el que sin duda el uso de redes sociales y nuevas tecnologías ha tenido mucho que ver.

CERBERUS es el ejemplo perfecto de la calidad y nivel que las agrupaciones locales tienen, siendo una de las propuestas más exitosas y prometedoras de los últimos años. Oriunda de la ciudad de México, la banda está integrada por Paul Wrath, principal compositor y mente maestra, quien también desempeña el rol de guitarrista y vocalista, Vogel Skullcrusher en la guitarra rítmica, Jerome D'Beast en el bajo y Ed Khronos en la batería (al momento de la grabación de Otura Ka, Cerberus estaba integrado por Paul Wrath, Rotted Bvkod, Erebos Kaos y Johannes Skullcrusher).

Entre sus principales méritos destaca el hecho de haber sido una de las bandas teloneras de Metallica durante el Hardwired Tour en el 2017, así como haber ganado el premio Kalani a mejor banda de Thrash Metal en el 2015 y ser, desde mi perspectiva, una de las agrupaciones que mejor manejo hace de las redes sociales y plataformas streaming como Spotify o Youtube, pues desde el 2016 han sacado cuatro singles por esos medios. Todos ellos de gran calidad.

Actualmente Cerberus se encuentra trabajando en su nuevo álbum de estudio, que esperamos vea la luz a comienzos del siguiente año., pero en este espacio nos concentraremos en analizar su debut "Otura Ka" (el álbum está compuesto de nueve contundentes y brillantes temas de los cuales escogí cinco para esta reseña. Puedo decir que son mis cinco temas favoritos pero recomiendo escuchar el disco en su totalidad pues las otras piezas también son de gran calidad), un trabajo que bien podría ser un referente para esta generación de Metal mexicano y cuyo legado no ha hecho más que comenzar.

El álbum comienza con "Moyugba Wa", un intro atmosférico, melancólico y envolvente que da inicio con un acorde de guitarra acústica que se fusiona con una sección de cuerdas y una voz femenina que le da una dimensión épica, enigmática, etérea.

Súbitamente un riff poderoso rompe la atmósfera, anunciando el comienzo de "Otura Ka", la canción que le da título al disco, una pieza musical llena de poder y energía que nos sumerge en la propuesta musical de Cerberus: una ejecución impecable, una voz limpia pero desgarradora, un coro memorable que se acompaña de voces guturales, una batería vibrante y un bajo estruendoso.

La canción tiene un par de cambios de ritmo que le dan una dinámica única, rozando un poco con la progresividad, los solos de guitarra son de un alto nivel técnico pero sin dejar de lado la emotividad y la expresión. Sin duda, un golpe contundente a la cara de todos los escuchas que anuncia algo importante: la bestia ha sido liberada.

La siguiente pieza a destacar lleva por título "Until The End" y funge como la balada del álbum, una Power Balad en realidad, da inicio con una guitarra acústica que de inmediato hace sentir nostalgia, melancolía y que despierta en el oyente los sentimientos más nobles y bellos. Posteriormente, una guitarra eléctrica entra ejecutando una sección melódica que acompaña a los acordes iniciales y que se integra con la voz de Paul, que realiza un dueto con una bella voz femenina, mismo que sirve como preámbulo para el coro: una sección emotiva, poderosa con muchas dimensiones distintas en donde la distorsión juega un papel muy importante. Súbitamente y fiel a uno de los elementos característicos de la banda, un cambio de ritmo entra y desata una lluvia de riffs distorsionados, solos melódicos y hasta una sección de twin guitar.

Todo va desenvolviéndose de forma progresiva hasta que la canción llega a su punto máximo, con un solo emotivo, de esos que enchinan la piel y crean una atmósfera épica, memorable. La canción concluye con los mismos acordes de guitarra iniciales en lo que es una oda al amor desde una perspectiva relacional: amar es una cuestión de entrega, compromiso, apoyo, reciprocidad y soporte emocional, es estar dispuesto a acompañar a tu pareja hasta el final del camino. 

La siguiente canción lleva por título "Cerberus" y como tal, marca la carta de presentación de la banda, un himno que formará parte de su setlist por siempre y las razones son simples: es una canción brillante. Un riff devastador que es secundado por una batería aplastante y una atmósfera progresiva con tintes Thrash innegables dan inicio a la pieza. Es una canción que expresa abiertamente la identidad de la banda, Cerbero se ha liberado y está dispuesto a destruir todo a su paso, sin remordimientos, sin pedir perdón o permiso y es mejor que estemos preparados o nos quitemos de su camino.

‘‘We’re Cerberus and we’re here to destroy this place, get ready or get the fuck away’’ es la consigna que integra el coro y que se repite acompañada de una descarga de poder, adrenalina, energía, velocidad y fuerza. Esta rola tiene todos los elementos que una canción de presentación debe tener: un discurso de identidad, una declaración de principios, una cátedra de ejecución, cambios de ritmo, solos técnicos e hipnotizantes y un final envolvente, progresivo, que se va apagando poco a poco. Sin duda, la bestia está libre y no se detendrá hasta devorar al mundo entero.

Y para cerrar con broche de oro llega "Soul Burner", una de las mejores canciones de Heavy Metal que se han compuesto en nuestro país y que este servidor haya tenido el placer de escuchar, estamos hablando de la obra maestra de Cerberus hasta la fecha.

Una colección exquisita de riffs galopantes, solos de guitarra de una ejecución impecable pero que también transmiten un sinfín de emociones, un coro memorable, que se queda en la mente del escucha desde la primera vez y que tiene un tinte majestuoso. Es la canción con más duración del disco y por lo tanto, la que más cambios de ritmo tiene, integrando una estructura compleja que no deja de ser demoledora y que hizo que un servidor moviera la cabeza incontables veces al momento de escucharla.

Pero lo mejor de la pieza es su desenlace, justo cuando crees que ha llegado el final, los instrumentos se apagan y dejan al bajo en primer plano ejecutando una línea épica que se acompaña de cuerdas y que da paso a una explosión de solos de esos que te enchinan la piel y erizan los pelos de la nuca, fue difícil para mí contener las lágrimas al escuchar una transición tan orgánica y bien construida.

Definitivamente es una canción perfecta que muestra el nivel de ejecución, composición, imaginación y emotividad que tiene la banda, creando uno de los mayores himnos del heavy metal y que pinta para ser una canción icónica que quedará grabada en las páginas de la historia del metal mexicano, a un lado de rolas como El infierno de dante de Transmetal, Pasaporte al infierno de Luzbel o Thrashing the blind school de Strike Master.

En conclusión, "Otura Ka" es un disco magnífico que posee un alto nivel de composición y que es capaz de despertar múltiples sentimientos diversos a partir de atmósferas épicas y envolventes que transportan al escucha a una dimensión musical oscura, pero bella. La propuesta musical de Cerberus podría ser definida como Heavy Metal moderno con tintes Thrash y progresivos empleados de forma sutil que fortalecen su música además de dotarlos de un sonido característico.

Es un álbum debut impresionante que deja en alto la bandera, tanto para las otras bandas que integran la escena como para ellos mismos, y que le demuestra a todos los metaleros malinchistas que en nuestro país hay propuestas que se defienden por sí mismas y que no envidian nada de las corrientes vanguardistas del viejo continente.

La historia quizá jamás perdonará las acciones de La Malinche, pero está en nuestras manos cambiar el destino de la escena nacional, fortalecerla, apoyarla y valorarla como lo que es: un espacio de fraternidad, hermandad, pasión, entrega y sobre todo, metal de calidad mundial.

Mi calificación final es un rotundo diez. Sin duda es un disco que los amantes del metal deben escuchar, conocer y apreciar.

Calificación: 10/10

Reseña elaborada por: Marcos Emiliano Mosqueda, KrausserStrange