DESTACADOS

martes, 29 de agosto de 2017

[Reviews] Glass Mind - Haunting Regrets (2011)


El metal progresivo es un estilo musical complejo y diverso, ya que existen una gran cantidad de enfoques y presupuestos musicales sobre los cuales puede desarrollarse, y es que como buen heredero del prog rock, el metal progresivo bebe de múltiples influencias y fuentes de inspiración (que van desde los trabajos conceptuales de Rush hasta los elementos experimentales de Pink Floyd), mismas que se traducen en estilos tan diversos como contrastantes. Por lo anterior me atrevo a decir que es uno de los géneros del metal más vastos y donde la experimentación y las ideas vanguardistas suelen ser recibidas con los brazos abiertos.

Uno de los estilos de Metal Progresivo que más ha destacado a nivel mundial es aquel que practica una de las bandas más reconocidas del género: Dream Theater y aunque su propuesta no es la única, sí es la que más se ha consolidado con el paso de los años en la escena metalera internacional creando una influencia que ha trascendido fronteras y que no tardó en llegar a nuestro país.

GLASS MIND es una banda mexicana que bebe de forma directa del legado y estilo musical de Dream Theater sin llegar a ser una copia o imitación de la agrupación neoyorquina. Formados en la ciudad de México en el año 2005, la banda está integrada por Benjamín Berthier y Pablo Berthier en las guitarras, Michel Villamor en el bajo y Edgar Garduño en la batería. En la actualidad practican un Metal Progresivo instrumental de impresionante nivel que ha tomado por sorpresa a la escena nacional, su álbum "Dodecaedro" (2017) es considerado uno de los mejores trabajos de los últimos años.

Esta reseña está dedicada a "Haunting Regrets", primer disco que realizó la banda allá por el ya lejano año 2011, un álbum que cimentó las bases del sonido que tienen actualmente, y en sí mismo es un trabajo sobresaliente, destacado, magistral que merece todas y cada una de las palabras que a continuación dedicamos. En ese entonces Glass Mind estaba integrado por Dante Díaz como músico invitado en las voces y Alejandro Afuso en los teclados, además de la alineación que mencionamos anteriormente.

El disco comienza con "Utopian Feeling" intro que nos da un adelanto de la experiencia auditiva que nos espera, pieza que contiene elementos orquestales, coros perfectamente balanceados que provocan interés y expectativa de forma inmediata y despierta un ansía por escuchar lo que sigue.

"Haunting Regrets" es la canción que da comienzo al álbum, rompiendo súbitamente la armonía y expectativa que nos hizo sentir el intro con un riff demoledor acompañado de una batería estruendosa, un bajo potente y un trabajo de guitarras contundente. La voz de Díaz también entra con fuerza y nos adentra en la propuesta de la banda, el coro es melódico y fácilmente asimilable, después de escucharla por segunda vez ya estarán tarareándola.

El tercer track se titula "Falling Apart" sigue con la línea musical de su antecesora, con riffs memorables, un doble pedal preciso y un bajo contundente que crea un colchón sónico destacable, esta pieza es acompañada de un teclado que no teme tomar el protagonismo cuando es necesario e incluso desafía la habilidad de los guitarristas con un dueto guitarra/teclado que evoca al dúo Jhon Petrucci- Jordan Rudess.

La cuarta pieza titulada "Your Name In Silence" rompe con la fuerza, velocidad y potencia con la que dio inicio el disco, al presentarnos una introducción con piano que inevitablemente provoca nostalgia y que marcará la pauta del desarrollo de una canción que podría recordarnos a una power balad en su estructura y en el sentimiento que provoca. Como es de esperarse, los solos de guitarra oscilan entre lo técnico, lo melódico y lo emotivo, haciendo de ésta, la canción más larga del álbum, un viaje memorable.

Y cuando la nostalgia está a flor de piel la banda nos sorprende con un tema instrumental titulado "Crepusculum Vehementis", una canción que le da dinamismo al disco, sirve como un tema de transición que deleita al oído de forma inevitable. Es una pieza perfectamente estructurada con la presencia de guitarras acústicas como introducción que poco a poco se va desarrollando hasta llegar a un punto en el que todos los músicos tienen oportunidad de mostrar sus habilidades, la pieza cierra con una melodía épica que da una cátedra de ejecución loable.

La siguiente canción "I'm Still There" podría ser denominada como una balada en el buen sentido de la palabra, es una pieza que habla sobre el amor desde una perspectiva profunda y muy personal, destacan las guitarras acústicas y el bajo. Esta es la canción con menos revoluciones del disco y sin embargo llega en un momento perfecto y dota de un dinamismo particular al álbum.

"Survive" es el título del siguiente track, de nuevo estalla con un riff poderoso, con un teclado preeminente, además de que es en este momento cuando la voz llega a su nivel más alto, recordando por momentos el registro vocal de Matthew Barlow (Iced Earth); una pieza que habla sobre el valor que se requiere para encarar los desafíos y seguir en la batalla de la vida, sin duda, alucinante.

El disco continua con "That Weird Thing", tema instrumental compuesto completamente por guitarras acústicas, llena de pasajes armónicos y melódicos, la canción crea una atmósfera de preámbulo que funciona como antesala del cierre del disco, es impresionante la versatilidad que ambos guitarristas tienen para componer, pues no temen hacer solos o pasajes acústicos notablemente bellos.

Y así llegamos al gran final con "Beyond Our Souls", un tema potente, que busca ser el final épico que todo disco de progresivo debería tener y lo logra contundentemente, quizá sea la canción más pesada del álbum pues cuenta con unos solos alucinantes, una batalla de notas entre teclado y guitarras, un doble pedal poderoso, un pasaje melódico que transmite un sentimiento de emoción y un cierre contundente que pone el punto final a una montaña rusa de sensaciones auditivas, en pocas palabras, el final perfecto.

Como conclusión, "Haunting Regrets" es un disco bien balanceado, dinámico en su desarrollo, con un ordenamiento de temas que no podía haber quedado mejor y que van trazando una línea musical con distintos momentos que envuelven al oyente en un viaje musical electrizante.

La producción es destacada, cada uno de los instrumentos se escucha perfectamente, logrando un balance sonoro perfectamente realizado sin saturar los sentidos de ninguna forma.

La duración de las canciones es precisa y exacta, algo que nos muestra que pese a tomar la influencia de Dream Theater, Glass Mind no busca emular cada uno de los cánones que establecieron Mike Portnoy y compañía (como la larga duración de las canciones).

Las letras tienen un gran contenido humano, encontraremos temas como: la redención, la búsqueda del perdón, la culpa, el amor, el deseo y la determinación, siendo este uno de sus mayores aciertos.

La composición de los temas es magistral, encontramos transiciones orgánicas entre riffs demoledores, melodías memorables, pasajes acústicos y coros asimilables y bien estructurados, sin duda la banda demuestra que está integrada por músicos estudiados y con un gran talento para componer canciones.

Y por último, es un disco hecho con mucho sentimiento, varias personas piensan que el tecnicismo en la música (en el metal progresivo específicamente) es sinónimo de frialdad, pero Glass Mind encuentra un balance perfecto entre la técnica sobresaliente y la transmisión de emociones y sentimientos con melodías que llegan directo al corazón.

Mis canciones favoritas: "Your Name In Silence", "Crepusculum Vehementis" y "Beyond Our Souls".

Calificación: 10/10

Reseña realizada por: Emiliano Mosqueda AKA KrausserStrange.-

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.