DESTACADOS

sábado, 1 de julio de 2017

[Review] Rhapsody of Fire - Legendary Years (2017)


Imagino la situación: Alex Staropoli –tecladista y compositor de Rhapsody desde sus comienzos- observa la salida de los últimos miembros tradicionales de la banda (Fabio Lione y Alex Holzwath) y se propone hacer resurgir a uno de los grupos emblema del renacer del metal a mediados de la década de 1990. Ya había atravesado la disputa por el nombre y la salida de su compañero Luca Turilli, quien inició su propio proyecto bajo el nombre de Luca Turilli´s Rhapsody. No quedaba otra opción que impulsarse desde el fondo y subir. Y debo reconocer que las dos primeras decisiones importantes que tomó Staropoli luego de estos cambios fueron un acierto: sumar a Giacomo Voli en las voces y editar un disco de clásicos del grupo, regrabados con la nueva formación. No es fácil suplantar un carisma como el de Fabio, como tampoco encontrar nuevas composiciones del nivel de las que abundaban en los primeros discos de la banda. Por eso, lo mejor sería que los seguidores vuelvan a escuchar los grandes temas con la novedad de una formación que promete consolidarse de cara al futuro.

El disco inicia con uno de los himnos del grupo: "Dawn of Victory". La voz de Voli surge luego de la introducción con solidez y un registro más clásico que el de Fabio; pareciera Rhapsody cantado por un vocalista que se preparó escuchando a los grandes del género. El sonido es perfecto, y el tema va encontrando una nueva dimensión, lo que es todo un logro si tenemos en cuenta las miles de veces que sonó en mis auriculares esta canción. El punto más alto, sin duda alguna, es la hermosa melodía que sigue al solo de guitarra, en la que Voli se luce confirmando que Staropoli analizó correctamente las presentaciones de este talento surgido en la versión italiana del programa “The Voice”. Dawn of Victory, damas y caballeros, en su máxima expresión. Este nuevo Rhapsody of Fire elige presentarse con todo su arsenal.

"Knightrider of Doom" implica un retroceso: no es uno de los mejores temas del grupo, ni siquiera el mejor tema del disco “Power of the Dragonflame”. Empero, es una canción con los condimentos clásicos de Rhapsody of Fire, por lo que no desentona completamente. El sonido es impecable como en la canción anterior, y la voz de Voli de sacrifica sin alcanzar una perfecta armonía: se nota el esfuerzo, lo que no debiera suceder.

"Flames of Revenge" es una vuelta al camino correcto: tema más que conocido del grupo, con una buena introducción y muchas oportunidades para que la nueva voz se luzca. La calidad del sonido permite a los que seguimos Rhapsody desde sus inicios escuchar los deliciosos detalles musicales con mayor claridad, del mismo modo que una pintura restaurada logra que los colores originales del cuadro vuelvan a verse. Un punto aparte merecen los arreglos del final del tema, con una vuelta de tuerca sobre el final conocido.

"Beyond the Gates of Infinity" es una de las canciones más “progresivas” de Rhapsody of Fire, pródiga en variaciones de ritmo y una estructura musical que la acerca a ese sonido que el grupo pregonaba buscar en sus inicios -el metal cinematográfico- como si trabajaran en la banda de sonido de una película inexistente. Quizá la incorporación de este tema al disco provenga de la intención de exponer, en siete minutos, la calidad técnica de la nueva formación de la banda, la que se luce en cada acorde.

"Land of Immortals"  tiene una de esas introducciones que es imposible olvidar una vez que se escucharon. Una canción que no da respiro desde el segundo inicial, y que en la voz de Voli cuaja perfectamente. Aquí también el grupo se atrevió a introducir arreglos que logran refrescar uno de los temas infaltables en las presentaciones en vivo. A esta altura se hace necesario agregar que el trabajo de Roby De Micheli en guitarra y de Manu Lotter en la batería está a la altura de lo que exigía la reputación de Rhapsody of Fire.

"Emeral Sword". ¿Qué se puede decir de una de las canciones insignias de los italianos que no se haya dicho ya? Otro tanque que suena rejuvenecido en esta reedición, con poderosos coros y un excelente solo de guitarra. Una apuesta a lo seguro que no falla.

A mitad de recorrido, el disco presenta una de las baladas “Rhapsody”: ambientación medieval y un bardo cantando, con agregados que suben el tono épico de la melodía. Se trata de "Legendary Tales", un buen tema que, en esta versión, tiene sus altibajos: por momentos la voz de Voli no acierta en el tono, como si hubiese pretendido ir más allá de sus posibilidades; en cambio, hay partes en las que acierta, a la vez que la instrumentación suena perfecta.

"Dargor, Shadowlord of the Black Mountain" resume la quintaesencia de la banda. Esta versión no tiene nada que envidiar a la original; aún más, no puede dejar de disfrutarse el sonido remozado que permite la regrabación. Pareciera que el tema nunca gozó de tanta potencia como en esta oportunidad.

"When Demons Awake" no es de los mejores temas de Rhapsody of Fire, pero le permite a Voli demostrar su versatilidad.

"Wings of Destiny" es una de las baladas más logradas del grupo, género en que no suele lucirse. Tema que exige un trabajo vocal muy pulido que es logrado a medias por Voli, aunque el resultado final aprueba, quizá por la preciosa labor de Alex en el teclado.

Una vuelta al tono más cinematográfico de la banda se produce en "Riding the Winds of Eternity", tema del disco “Symphony of Enchanted Lands” y que reserva momentos para que se luzcan músicos y vocalista. Una buena decisión desde lo estratégico colocar el tema en esta recopilación.

Otra canción del mismo trabajo que la anterior es "The Dark Tower of Abyss", tema en el que el teclado es protagonista, así como las orquestaciones cuya autoría corresponde al mismo Alex Staropoli. Un buen ejemplo del Rhapsody of Fire de los primeros años, aunque no despierte tantas pasiones como otros clásicos de la misma época.

"Holy Thunderforce" es otro de las canciones que todo seguidor de la banda pediría escuchar en un recital. Buen solo de guitarra y una melodía épica para acompañar una tarea de Voli aceptable.

Finalmente, el disco se completa con "Rain of a Thounsand Flames", buen tema del disco homónimo que, al igual que otros de este trabajo, suena totalmente rejuvenecido. Voli demuestra, una vez más, que su voz resulta ideal para ciertas canciones del grupo –como es este caso- mientras que en otras deberá aún encontrar el registro correcto.

Grandes temas, buen sonido y nuevos miembros solventes en sus puestos: esto es lo que Rhapsody of Fire decidió presentar en esta nueva etapa, luego de tantos cimbronazos en los últimos años. Una decisión que conlleva poco riesgo pero que resulta adecuada para reencontrarse con los seguidores del grupo. “Legendary Years” no marca quiebre alguno, pero sirve para dar una idea de las novedades que Alex Staropoli encontró para su grupo. De alguna manera, se puede comparar con los partidos amistosos en los que los clubes de fútbol presentan a sus incorporaciones antes del inicio de la temporada.

Calificación: 8.5/10

Realizado por Martín Mazzucco

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.