DESTACADOS

miércoles, 17 de mayo de 2017

[Review] Frozen Hell - Path to Redemption (2016)


FROZEN HELL es una joven banda italiana formados en Treviso el año 2011 y esta es la review de su primer disco de estudio llamado “Path To Redemption” que salió a la luz en abril de 2016. Este es su segundo trabajo luego del EP llamado “Rise!” de 2013. Los integrantes son Andrea Bertazzo en las voces, Alberto Zanin en el bajo, Francesco Roncato en la 1era guitarra, Michael Cirillo en la 2da guitarra y Patrick Stradiotto en la batería.

El primer tema del disco se titula “Stainless” es un tema muy thrash aun cuando la banda está calificada como Death Metal melódico. Comienza con una batería muy rápida para pronto pasar a unas guitarras oscuras con un bajo muy pronunciado y presente en la canción. En medio del canción se utilizan pausas bastante bien elaboradas, hay buenas variantes en el sonido. La voz de Bertazzo también es más similar a una banda de trash metal.

El segundo tema se llama “Absently” y comienza donde quedó el tema anterior, hay una unión bien marcada entre ambas canciones. Este comienzo es más lento y oscuro, la batería juega un papel protagónico, con un doble bombo muy marcado más la voz desgarradora de Bertazzo, este tema se impone por si solo, muy poderoso. Sigo con esa sensación de que esta banda es más thrash que Death metal melódico….

Con “Chaotic Hostilities”, un inicio parecido al tema anterior, pero tiene una continuidad mucho más rápida y la batería se desata con todo. Es un tema breve, directo y devastador, dos minutos de pura.

Lethal Syndrome” no tiene un comienzo muy diferente a los temas anteriores, los pausados platillos de la batería entregan la pauta de la canción que poco a poco va acelerando hasta llegar al ritmo thrashero que la banda ya se ha encargado de dejar en claro en su propuesta. De pronto también aparece el bajo en su máximo esplendor y partes bastante más progresivas. Las guitarras no dejan de entregar ese ritmo rudo del thrash.

Demons Inside”, inicia seguido del tema anterior, sin respiro, sin pausas. Aparece nuevamente el trash característico de la banda, ahora se siente desde un inicio algo bien marcadamente progresivo, me acordé de la banda norteamericana “Atheist”, hay partes muy similares y en general en los temas anteriores también. Se incluyen en este tema voces más guturales en medio.

La canción “Quiet Before the Storm” nuevamente toma el fin del tema anterior como inicio y, tal como su nombre lo indica, hay una especie de tormenta que se escucha desde atrás y de a poco aparecen ciertos elementos novedosos que no se habían escuchado antes. Hay un calmado juego de la batería con otros elementos que nos hacen estar en una especie de ritual. Es un tema totalmente instrumental para dar paso al que sigue sin pausas.

Everything Ends” es la continuación del tema instrumental anterior. Este tema retoma la senda del disco, la voz de Bertazzo es desgarradora y lo progresivo sigue siendo el elemento esencial de la banda, sin muchas variables. De todas maneras, el sonido es sólido y bien trabajado. El tema termina tal como inició, con sonidos bien experimentales, para dar paso sin pausa al tema que sigue…

El octavo tema se llama “Deathly Route” y retoma la senda de su antecesor, con el bajo como protagonista y como el elemento consolidado del disco. Las guitarras en medio del tema varían un poco para entregarnos pasajes más entretenidos y desordenados. Es un tema de casi 6 minutos por lo que se exploran variables y sonidos cambiantes.

Weavers of Fate”, es otra canción “larga” de casi 6 minutos, inicia con ritmos muy de oriente medio, principalmente árabes, esa sensación es la que queda. Luego retoma el ritmo principal, thrash y progresivo, para luego volver al sonido árabe. Todos los instrumentos se escuchan claramente, todos tienen su espacio en la banda.

En “Until Daybreak", la batería da el inicio, es prácticamente un pequeño solo para dar paso a una guitarra un poco más oscura y pesada. Luego se hace presente el bajo en todo su esplendor como ha estado ocurriendo en todo el disco. Se escuchan unos timbales en algún sector del tema, la variante progresiva muy presente.

La undécima canción se titula “Unforgotten” y no es diferente al resto de temas, el thrash progresivo a esta altura ya está consolidado y el mensaje es claro….”somos una banda thrash progresiva¡¡”

Killing Temptation” comienza con un ritmo más lento del normal y pronto nos damos cuenta que el tema es así y viene a poner un poco de calma y respiro. En este tema si siento un poco más de cercanía con esas bandas del norte de Europa como Norther o Children of Bodoom. El final del tema es bastante rápido y así se inicia la siguiente canción….

The Last Torture”, continúa con ese ritmo frenético de la canción anterior, volvemos a un trash más directo y simple. Otro tema de casi 6 minutos, se escuchan guitarras más melódicas en el tema lo que a esta altura viene a ser una particularidad.

El último tema se llama “What We Are”, el tema final y larga duración, casi 8 minutos de un intenso resumen de su trash marcadísimamente progresivo, el nombre del tema lo indica todo. Partes más progresivas, más lentas, bajo, solos de guitarra, etc., como se indicó antes, es una especie de resumen de 8 minutos del disco, sólido y sin puntos bajos.

Para quienes gustan de bandas como Atheist o Pestilence, esta joven banda italiana viene a ser un intento de reflotar ese thrash progresivo de los 90, talento y ganas tienen, no quedan dudas. Un disco sólido en cuanto a temas y duración, quizás faltó un poco más de variación dentro de algunos temas, pero en general se puede decir que hay un intento de representar fielmente un estilo particular y que además no es fácil ya que se necesita mucho talento.

Calificación: 8.8/10

Realizado por Marco Reyes Silva.-