DESTACADOS

viernes, 21 de abril de 2017

[Review] Guadaña - Karma (2017)


A lo largo de los años siempre he sentido una completa y satisfactoria emoción al escuchar metal, sobre todo cuando uno reproduce los discos o canciones de sus bandas favoritas, esas que escuchas una y otra vez y jamás te hartas, sino todo lo contrario, te enamoras más de dichos temas, bandas o discos. Pero, ¿qué pasa cuando llega a ti de pronto algo nuevo? Y más aún, cuando es una banda que no habías tenido la dicha de escuchar y de un momento a otro te atrapa con riffs y coros altamente agradables al oído. Eso precisamente me pasó con GUADAÑA y éste, su tercer material discográfico, titulado simplemente “Karma”.

Guadaña, es una banda de Heavy Metal, originaria de Puerto Real, Cádiz, España. Los ibéricos surgieron en el año 2010. Dos años más tarde sacaron su álbum debut, “El grito del silencio” y un par de años después lanzan “Deryaz”, un disco que se empezaba a encaminar a un estilo más apegado a lo que es Guadaña.

Para este 2017, los españoles sacan a la luz su tercer material, “Karma”, así de simple, una sola palabra, pero con un significado tan complejo que encaja perfectamente para una producción de este calibre. “Karma”, es un disco que rompe con el sonido clásico del heavy metal, pero no para mal, por el contrario, combina estilos y recursos tanto musicales, como vocales e incluso líricos que lo convierten en un material muy versátil, fresco y moderno.

Para empezar y antes de seguir desmenuzando este álbum, hay que destacar las vocales, de las cuales se encargan Gloria Romero y Salvador Sánchez. Claro está que siempre llamará la atención que una chica sea vocalista de una banda de metal y obviamente esto no quiere decir que esté mal o que no habrá calidad (menos cuando existen vocales de la magnitud Angela Gossow, Tarja Turunen, Doro Pesch o Alissa White-gluz entre otras diosas del género); sin embargo, nos hace pensar rápidamente en Doro o incluso en bandas como The Iron Maidens, donde las voces son de mujeres que comandan a sus respectivas bandas de una manera más que adecuada. En Guadaña, Gloria Romero nos transporta a 1980, con una voz clásica del Heavy Metal que te eriza la piel, te provoca alzar el puño y mover la cabeza a más no poder, esto, aunado a la voz rasposa y por momentos gutural de Salvador Sánchez, hacen de ésta una gran y muy completa propuesta de banda que como resultado te dan un disco como “Karma”.

Volviendo al disco que nos regala la banda, éste arranca de una manera lenta y silenciosa, hasta que revienta con los primeros acordes del tema “Aún Sigo en Pie”, que está acompañado de un bajo potente que no suelta la canción ni un solo momento, lo mismo la guitarra del señor Juanma Patrón, ambos estrenándose con la banda para este disco y de momento mostrando que encajan a la perfección. “Aún sigo en pie”, es una canción que va de menos a más, pero muy adecuada para abrir el disco, un tema que seguramente sonará durante mucho tiempo en los próximos shows de los españoles.

Tras el inicio bastante agradable que nos da “Karma”, aún falta un detonante más para poder quedar completamente enganchado a este álbum y éste, llega con el segundo track, el sencillo que nos aventó Guadaña antes de publicar este disco, “Ser Uno Mismo” (de la cual lanzaron video oficial), una canción que me atrapó por completo, primero, por la excelente combinación de voces que van trabajando como un mecanismo perfecto; segundo, por el coro tan épico y heavy metalero que tiene este tema, además de muy pegajoso, en el sentido de que traes la canción pegada todo el tiempo, lo cual genera estarla oyendo a cada rato. Finalmente, la música que acobija a este sencillo, hacen de “Ser uno mismo” una de las canciones más destacables del disco.

El track 3, es uno que me gustaría remarcar, ya que aquí me parece está el “pero” de este álbum, “Reflejos”, como se titula la tercera canción, es buen tema, acompañado de un estribillo interesante y un ritmo muy industrial y poderoso, algo de pronto progresivo, nu metal y con guturales; sin embargo, la canción nunca termina por explotar, se queda en el mismo ritmo e intensidad hasta que termina, dejándonos en espera de ese coro, solo o elemento que la convirtiera en un himno brutal de batalla. A mi parecer “Reflejos”, se estanca, convirtiéndose en un tema muy monótono y plano, ya que suena igual de principio a fin y eso, es lo que pasa en algunos otros temas, los cuales no terminan por detonar y se convierten en una clase de relleno.

Después de este bajón, viene de golpe la que en mi opinión es la mejor canción del disco. Comienza sin ningún titubeo, “Dios del Trueno”, una obra que me hizo recordar “Shiroyama” de Sabaton o “Out of control” de Battle Beast, en la cual la responsabilidad vocal cae completamente a manos de Gloria Romero y donde deja ver toda su calidad y poderío en el micrófono, dejando a tonito al escuchante, además del increíble coro que hace mención del dios vikingo, Thor, incluso dejando escuchar un gutural de Romero que hace de ésta, un verdadero himno de batalla. Para este momento, el disco alcanza su clímax, ese punto más alto en el que ya te enganchó por completo.

Acabando “Dios del trueno”, comienza un coro muy a lo Hammerfall, el cual pertenece a la quinta canción, “Nuestra Revolución”, la cual te invita a ser partícipe de una revolución, un verdadero canto de batalla que te estremece de principio a fin, de esos temas que no encuentras ni un solo detalle negativo, sobre todo en la parte final, cuando, tras el sonido de un coro acompañado del bombo suena el coro principal de la canción. Definitivamente uno de esos himnos que las grandes bandas de metal españolas hubieran matado por hacer.

Para la mitad del álbum, comienza a sonar un intro muy árabe, que te transporta a las lejanas tierras de la ruta de la seda en medio oriente, la cual precede al tema “¿Víctima o Verdugo?”, la cual también tiene un toque muy heavy metalero, riffs muy poderosos y de pronto suena a Axel Rudi Pell, incluso encaja de manera excelsa ya que no baja el poder que los dos temas anteriores dejaron y combinad con el intro que tiene, hace de ésta, una canción muy interesante, no es la que más me gustó, pero es la más completa ya que todas las piezas que la conforman quedan perfectamente acopladas para regalarnos una canción soberbia y de grandísima calidad.

Un teclado muy enigmático suena de poco y luego revienta un poderoso blast de batería, lo cual indica que está empezando a sonar “El Bosque”, que me parece tiene el mismo detalle que “Reflejos”, ya que abusa de los toques “techno” e industriales, lo que provoca que aunque dure muy poco (3:44) se haga una canción tediosa. Poco que aportar al disco, quedando muy por debajo de lo que veníamos oyendo con los temas anteriores. De esas canciones que quizá si hubiera estamos más cerca del final o al principio del disco hubiera encajado mejor.

De pronto como un fuerte impacto suena “Némesis”, que como el titulo lo indica, es una canción muy fuerte, rápida y potente, como un tornado que se lleva todo a su paso, así es la novena canción de este disco, misma que regresa al poder devastador que nos estábamos acostumbrando con el avanzar del disco; sin embargo, hay dos detalles con esta canción; uno, que parece canción de otra banda, desentona con el resto de temas, no sé si para bien o para mal, pero no suena a Guadaña, (aunque en mi opinión a mí me gustó bastante el tema) y dos, el acomodo de esta canción no me parece que sea el adecuado, ya que la canción que le precede (El bosque), provoca una especie de “brinco” que termina por desubicar, ya que hay un bajón importante y de pronto otra vez un bombardeo de sonido.

A partir de este punto viene la recta final del disco y esta parte marca el segundo “aire” de potencia, ya que suena la canción más heavy metal y con más toque de “metal español” de todo el álbum, me refiero a “El Castigador”, una canción que nos recuerda a los grandes próceres del metal ibérico, Barón Rojo, pero en una versión más agresiva y actualizada, algo que en lo personal me encantó, ya que es aquí donde queda manifestado que el Heavy Metal jamás morirá, ya que siempre se puede renovar y refrescar el sonido poderoso de este género sin perder esa esencia que a todos nos fascina; incluso, llega a sonar muy Motorhead, es una canción muy agradable que vale mucho la pena escuchar a detalle.

Como lo mencionaba, en esta punto, “Karma” alcanza su segundo aire, y nos avienta “Mientras Duermes”, otra canción muy rápida y con potencia de principio a fin, es aquí donde quizá uno le pediría a Guadaña que se enfocará más en temas como estos y no tanto en esos donde abusan de toques industriales y techno; en mi opinión, éste, es el sonido que más explotan y el adecuado a ellos; difícilmente podrán fallar siguiendo este rumbo musicalmente hablando. Se aproxima el final y para dar uno de los últimos golpes, comienza a sonar la canción que da nombre al disco, “Karma”, una canción muy progresiva que va de menos a más, pero mientras va aumentando su poder, nos va atrapando, ya que va tomando tintes completamente Power Metal, clásicos de una canción de power metal español, cosa que en lo personal agradezco infinitamente. “Karma”, es la canción más larga del disco y algo que debería ser casi una ley en el metal, es que la canción más larga, es una joya casi seguro y aquí puedo reafirmar esa teoría que tengo, ya que ésta, es una de las mejores canciones de todo este álbum, en la cual encontramos subidas de ritmo que nos atrapan ante tanta potencia y de pronto bajones casi a cero de las revoluciones, que no hacen más que dejarnos con la incertidumbre de qué seguirá; sin embargo, Guadaña no nos decepciona y otra vez van las subidas de apoco con algún riff agudo de guitarra que precede al solo y una batería que ruge poderosamente para poder escuchar el estribillo que va caminando lentamente hasta que llega al clímax de la canción que es un solo muy “speed” y finalmente el brochazo final del tema con el coro que en lo personal, es sublime.

Tras el éxtasis que genera el tema “Karma”, viene el cierre del disco, de una forma que quizá no considero sea la mejor, el último track se titula “Dharma”, la cual, me parece está de sobra ya que como lo mencionaba antes, su predecesora es una delicia de canción, la cual tiene todo para alcanzar la perfección y de repente nos dejan con ésta, que no aporta nada que no hayamos escuchado antes y que quedará ahí, como “la última canción”, sinceramente, poco que mencionar sobre esta canción.

“Karma”, es un disco interesante, ya que te arroja momentos de muchísima lucidez tanto vocal, como musical e incluso con frases excelentes que están incrustadas en las letras, aunado a que cabe destacar la fiereza con la que toca Guadaña y lo mucho que aportan como banda a los fans del Heavy Metal. También, es importante destacar esta nueva ola de bandas españolas como Opera Magna, Angelus Apatrida, Dragonfly y claro, Guadaña, lo que nos puede dejar tranquilos ante las despedidas de muchas bandas como Twisted Sister, Manowar, Black Sabbath, Motorhead, Motley Crue, etc. Volviendo específicamente al disco desmenuzado en esta ocasión, repito, es un buen disco, pero con algunos temas que están de sobra, los cuales no aportan absolutamente nada y que simplemente a mi parecer, hacen tedioso este álbum por ratos. El sonido perfecto para Guadaña es esa combinación perfectamente sincronizada entre Heavy y Power Metal que nos regalan cantos épicos de batalla. Habrá que estar muy pendientes del trabajo de estos españoles, ya que seguramente pronto alcanzarán un punto muy alto en su carrera.

Calificación: 7.5/10

Realizado por Marco Millán.-

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.