DESTACADOS

sábado, 1 de abril de 2017

[Review] Firewind - Immortals (2017)


Es saludable que todavía existan bandas que hagan power metal a secas; power metal sin otros adjetivos ni pretensiones. Claro que surgen muchísimos grupos que adecuan su sonido al power más clásico, pero las bandas con cierto recorrido han optado –en los últimos años- por pulir su estilo en la búsqueda de otros calificativos: metal épico, metal sinfónico, metal gótico, metal progresivo… y un sinfín de otras versiones.

Entre aquellos grupos que se aferraron a lo más ortodoxo del estilo está Firewind, agrupación griega bajo el mando del excelente guitarrista Kostas Karamitroudis (conocido por su nombre artístico de Gus G.) que vuelve a lanzar un disco luego de cinco años de silencio. Se trata de un trabajo muy esperado en el ambiente, ya que la banda venía de tres obras bien recibidas -The Premonition, Days of Defiance y Few against Many- y estrenaba cantante luego de la partida de un verdadero maestro del escenario: Apollo Papathanasio. Como adelanto, puede decirse que el disco honra con creces a sus antecedentes, mientras que la elección del alemán Henning Basse es más que acertada, ya que su voz similar a la de Apollo deja contentos a los seguidores del grupo.

El primer tema del disco es "Hands of Time", toda una declaración de principios en cuanto al estilo de Firewind: guitarras poderosas, doble bombo, un coro pegadizo a la primera oída y una letra con referencias bélicas de las que gustan a la gran mayoría de metaleros. La canción tiene reminiscencias al primer Stratovarius y al sonido de Nocturnal Rites, lo que la convierte en una gran elección como tema de presentación. El solo de Gus G. es impecable, marcando la pauta de cómo debe sonar la guitarra en los grupos donde el guitarrista es la cabeza de la compañía.

"We Defy" se acerca más al heavy metal que al metal melódico al que acostumbra Firewind. Es una canción sin mayores altibajos, con un impresionante solo de Gus G. Quizá mereciese estar más adelante en el álbum y no ser el tema “dos“, teniendo en cuenta que las segundas canciones suelen estar entre las mejores de cada disco.

"Ode to Leonidas" lo dice todo desde el título. No podía fallar una composición de griegos acerca de uno los héroes helénicos más conocidos dentro de la cultura popular. El inicio recuerda a la inolvidable "March of Freedom" de Dionysus, con una narración que introduce la historia. Lo que viene luego es perfecto: un verdadero himno; buena guitarra y un sólido acompañamiento desde los teclados; y un coro que se pega al instante.

"Back on the Throne" presenta una introducción novedosa para el sonido de Firewind, pero rápidamente da paso a un tema clásico dentro de los cánones del power metal. No será de los más recordados del álbum, pero merece destacarse porque permite que Henning Basse muestre sus cualidades.

"Live and Die by the Sword" remite, en sus primeros acordes, a Rebirth, ese clásico de Angra que formaba parte del disco homónimo y que se editara en 2001. La guitarra acústica –el metal debiera recurrir más a ellas, sin dudarlo- da pie a otro de los buenos temas del disco. Es muy difícil no imaginar que será obligatorio escucharlo en recitales, con los puños en alto y moviendo las cabezas. Otro solo de Gus G. impecable y una letra que desarrolla un ambiente épico sin fisuras terminan de dar forma a esta canción.

"Wars of Ages" presenta el inicio más pegadizo del disco, pero no queda sólo en eso: con una clásica estructura de power metal, los riffs de guitarra y el doble bombo conducen hacia un coro intachable y otro buen solo de Gus G.

El siguiente tema presenta el lado más cercano al hard rock de Firewind. "Lady of 1000 Sorrows" es un medio tiempo perfecto, con buen coro y gran trabajo vocal de Henning Basse. Otro de los puntos altos del disco, y sobresale por brindar una versión de la banda a la que no están acostumbrados sus oyentes.

"Immortals" es un breve instrumental –antigua costumbre que se ha ido perdiendo la de colocar instrumentales en los discos- que da paso a "Warriors and Saints", tema con influencias de la mejor época de Kamelot. Temática epíca y un coro pegadizo; nada mal para una de las últimas canciones del disco.

"Rise from the Ashes" inicia con acordes seductores y retoma la senda más clásica de Firewind, aunque no termina de consagrarse como un gran tema.

El bonus del disco es "Vision of Tomorrow": doble bombo, guitarra y teclado al mejor estilo power metal que concluyen en un buen coro con un aire al estilo de Angra.

No siempre la receta más conocida es fácil de llevar a cabo: "Immortals" no innova ni puede decirse que sea una obra maestra, pero logra alcanzar picos de excelencia que permiten calificar este trabajo como muy bueno, confirmando que Firewind mantiene un nivel que otras bandas han ido perdiendo con el paso de los años. Aquí no hay innovación ni se explicita la búsqueda de un nuevo sonido: Firewind apela al clasicismo del género, y sale victorioso de ese desafío.

Calificación: 8.0/10

Realizado por Martin Mazzuco.-

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.