DESTACADOS

lunes, 3 de abril de 2017

[Review] Alquimia - Espiritual (2015)


Corría el año de 1997, en la ciudad de Oviedo, ubicada en Asturias, España, cuando Avalanch, una de las bandas más icónicas del metal hispanohablante surgía para formar parte importante de la historia del metal ibérico.

Durante muchos años, Avalanch fue de las principales agrupaciones de metal en español y cómo no ser catalogados así, cuando tienes a un par de genios compaginando juntos como lo es Víctor García (actual vocalista de Warcry) y el mismísimo Alberto Rionda. Sin embargo, tras la salida de Víctor, esta agrupación pasó por varios años “grises” tanto en lo musical, como en lo lírico, se fueron alejando del sonido característico del que alguna vez nos acostumbraron; esas guitarras y cantos épicos que nos transportaban a edades pasadas y campos de batalla en medio oriente o que nos hervían la sangre con clásicos de guerra como “El Cid” o “Pelayo”. Los españoles, habían caído en un agujero del que al parecer, jamás saldrían.

Tras varios años de intentar remar sobre corriente y de tratar de revivir viejas glorias (incluso con la re edición de algunos temas clásicos), Avalanch, decidió darse un descanso y dar paso a una separación momentánea (si así se le puede llamar), lo que generó el nacimiento de una de las mejores bandas españolas que se ha visto en los últimos años, Alberto Rionda´s Alquimia. No digo estos calificativos sólo por decirlos o por considerar ésta, una de mis bandas favoritas y predilectas; detrás de ello hay un argumento sólido, aunque no es difícil defender dichas palabras, cuando hay tanta calidad lírica, gráfica y sobre todo musical que me respalda.

Alquimia (para simplificar el nombre), es una banda que nos muestra el renacimiento total y de forma soberbia de Alberto Rionda tanto en lo musical, como en lo literario.

Para el año 2015, Alquimia, nos presentaba su segundo material discográfico (en otro momento hablaremos de su opera prima, el homónimo, “Alquimia”), titulado “Espiritual”, un nombre que da un toque perfecto a lo que representa en cada canción este álbum, ya que éste te hace retumbar desde adentro, te da un golpe completamente avasallador en el buen sentido, ya que de principio a fin, te tiene pegado a tu aparato reproductor esperando más y más, ya que cada tema va aumentando el poder y la calidad. Sin lugar a dudas es un disco “Power Metalero” con toda la expresión de la palabra, un material que define con sus riffs, baterías, sintetizadores y coros el género de una manera sublime y perfecta. Definitivamente “Espiritual”, marca el regreso a las raíces musicales de Alberto Rionda, todo aquello que Avalanch nos hizo sentir con temas como “Xana”, “Torquemada”, “Por mi libertad” o “Ángel Caído”, “Espiritual”, te hace sentir eso y más; por supuesto los antes mencionados, son grandes clásicos que permanecerán por siempre; pero, Alquimia, con éste, su segundo disco, logró que el sonido que hizo de éstas, unas verdaderas joyas, renaciera con un estilo moderno y acoplado a un sonido perfeccionado en cuestiones de estudio y técnica.

El disco comienza sin titubear y poniendo toda la carne al asador con el tema “Indomable”, una perfecta canción de Power Metal, donde el mensaje principal es nunca rendirse; un tema que empieza con riffs poderosos y a la vez pegajosos de guitarra, acompañados de una batería sumamente rápida y toda una sinfonía muy “speed”, todo perfectamente sincronizado y para poner la cereza en el pastel, se viene un estribillo y un coro que te provoca alzar el puño por todo lo alto. Con cada segundo que pasa de este tema, uno siente envidia por todos aquellos que pudieron corear dicho canto de batalla en vivo en cada sala de España.

Después del gran sabor de boca que te deja “Indomable”, te quedas con ganas de más y con una sensación de que se aproxima una verdadera tormenta de metal y las expectativas, en mi opinión, siguen en aumento, ya que comienza a sonar “La Flor en el Hielo”, una canción romántica, pero que no baja el ritmo avasallador con el que empieza el disco, todo lo contrario, es un tema que te estremece de principio a fin, con tres elementos que me parece, caracterizan a este material, que son: fuertes guitarras a principio y estribillos pegajosos; un coro altamente melódico y un acompañamiento sinfónico (más reducido en comparación a su predecesor “Alquimia”, pero más atinado por no caer en lo exagerado), lo que provoca que “La flor en el hielo”, nos haga recordar a la clásica, “Xana” de Avalanch, pero con el sello alquimista.

Son pocos los discos que su totalidad de temas sean de alta intensidad. Es lo que pasa cuando llega el tercer track, “Éxodo” (metafóricamente relacionado al relato bíblico de Moisés y la liberación de los judíos de la opresión de los egipcios), una canción que si bien no se puede considerar como mala, pero que sí queda muy por debajo de los demás temas (sobre todo, tras la ráfaga de metal que suena de sus predecesoras), quizá en otro entorno, podría ser muy buen tema, pero en este caso, es uno de esos que no quedarán en la mente de los fans. Sin embargo, es una canción con buenos elementos, a pesar de tener un ritmo semi lento y pesado, tiene una letra bastante interesante, ya que tiene fragmentos que sacan el lado rebelde y “anti sistema” del oyente, por ejemplo el coro de este tema que dice:

“En mis manos, siento todo el poder, que todo este silencio esconde.
La luz del universo en una sola mente, de aquél que no haga el bien se vuelva contra él”

"Éxodo", como lo mencionaba, es una de las rolas más “planas” o de aquellas que quizá pasen sin pena, ni gloria; pero, todo precede a un tema de calidad monumental de la talla de Rhapsody, Stratovarius o el mismo Avantasia de Tobias Sammet, dicha joya se titula “El Caballero Blanco”, que como casi todas las canciones que componen Espiritual, es un tema que combina una perfecta conjunción musical de sintetizadores, arreglos orquestales y una lírica muy power metalera; lo más destacable de esta canción, son las guitarras rasposas e imponentes que acompañan el tema y claro, la letra interpretada por la virtuosa voz de Israel Ramos (que bien podría cantar el cualquiera de las mejores bandas de metal en el mundo por el tremendo talento vocal que tiene).

Llegamos al ombligo del disco, el quinto tema, que es donde Alberto Rionda, nos baja las revoluciones casi a cero, aunque no se debe mal entender esto, ya que es con cierta intensión y me refiero a que llega una “power ballad”, “El Ocaso de los Dioses”, una canción suavecita, casi a capela en su totalidad, pero con un solo de guitarra de esos que erizan los vellos. Ésta, es una canción que no desentona para nada en el disco, a pesar de estar a mucho menos decibeles que el resto del disco, por el contrario, es una predecesora perfecta para la tempestad que se avecina.

En cuanto “El ocaso de los dioses” llega a su final, se deja escuchar la homónima “Espiritual”, una canción que cualquier banda de metal en el mundo hubiera querido grabar; un verdadero himno de Heavy Metal, tipo “Blood Bound” de Hammerfall, “King Of Fools” de Edguy o la misma “Sleipnir” de Manowar. “Espiritual”, es una de esas canciones sumamente eficaz, ya que no es la más técnica del disco, pero es la que representa el punto máximo del mismo, es el clímax de esta obra maestra que Alquimia nos regala. Un tema que acaricia la perfección y que tendrás que excavar demasiado para poder hallar un “pero”, llegando a la conclusión que es un bombazo y que será complicado poder dejar en el olvido.

Tras la tremenda descarga de poder que deja la canción que da nombre al disco, viene mi favorita, un track de amor, “Vulnerable”, tema del que quizá en un inicio se espera que sea un himno de batalla por el riff inicial que de pronto puede asemejarse a algo tipo “Black Diamond” de Stratovarius; pero en lo personal llega a sonar muy a Tierra Santa. Ésta, es una de esas canciones románticas llenas de poder, de esas que da esa ansiedad por compartirla. Hablando de amor, es una canción 100% dedicable, una propuesta nueva para no recurrir a las clásicas baladas de Poison, Skid Row o Bon Jovi.

Con “Vulnerable”, Alquimia nos avienta un tema que va de menos a más, va aumentando la fuerza, hasta hacernos corear a todo pulmón. Sin embargo, se viene la recta final de “Espiritual”. “Sol Negro”, el primer sencillo de este disco. Fue la primera canción que mostraron a la humanidad tras anunciar el lanzamiento de este disco; una canción mucho más rápida y técnica que todo lo que fue su primer disco “Alquimia”, aunado a una letra y coro muy pegajoso y melódico, llega a rozar en lo gótico, casi al grado de que si tuviera una voz femenina, Nightwish, hubiera matado a quien sea por grabarla. “Sol negro”, es un tema que seguramente formará parte importante en la historia de esta banda, incluso, estoy seguro de que será el himno de la Alquimia de Alberto Rionda.

Tras el éxtasis auditivo que deja “Sol negro”, el disco comienza a llegar a su final, sin embargo, lo hace de una forma excelsa, con temas muy digeribles, aunque ya con menor intensidad. Comienza a sonar de golpe el noveno track, “Morir por Nada”, una canción muy power metalera y muy grata, ya que a pesar de que no tiene ese “punch” de temas anteriores, tiene un sonido más “comercial”, un coro muy sencillo, pero muy cantable, que es lo que muchos agradecemos en un disco de esta manufactura. “Morir por nada”, podría ser uno de los himnos inmortales de cualquier banda de Power Metal en el mundo; sin embargo, Alquimia, nos regala canciones tan estratosféricas y monumentales, que en ocasiones dejan la vara muy alta para canciones de este tipo, aunque creo que es la mejor forma de ir cerrando una pieza artística como ésta.

El final es con broche de oro y la forma más sublime de terminar, “Almas Unidas”, es el último tema de este disco, el cual comienza con un coro muy a lo Warcry. Una canción muy optimista, casi con el mismo mensaje de “Indomable”, pero aquí la intensidad baja en demasía. En “Indomable” se percibe una lírica muy épica, un canto de batalla con los decibeles sumamente altos; para “Almas unidas”, se hace un entorno más “light”, mucho más optimista y amigable, que nos deja con un sabor increíble y demasiada satisfacción generada por un material discográfico muy completo, que en ningún momento decepciona o deja al oyente con ganas de más, sino todo lo contrario, a mi parecer, deja sólo con ganas de ver en vivo a Alquimia de Alberto Rionda y escuchar cada tema de estos en vivo.

“Espiritual”, es un disco que casi alcanza la perfección; en lo musical, no hay ni duda alguna de la altísima calidad en cuanto a producción, interpretación y lírica comprende; éste, podría ser uno de los mejores discos de metal que jamás se hayan hecho; en lo gráfico, cuenta con una portada monumental que provocó que todos tuviéramos expectativas altísimas del disco, una imagen sublime que junto con lo auditivo generaron una pieza maestra. El único problema de este disco, es que no tuvo la difusión adecuada para que se convirtiera en una bomba descomunal.

En la actualidad, Alquimia, está en descanso, ya que Alberto Rionda estará de gira con Avalanch, en un proyecto increíble que se llama “Avalanch All Star Band”.

Calificación: 9.0/10

Realizado por Marco Millán.-

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.