DESTACADOS

jueves, 14 de julio de 2016

[Review] Secret Sphere - A Time Never Come - 2015 Edition (2015)


Con la emocionante pronta visita a mi país, México, de esta extraordinaria banda y con la libertad de elección que me ha dado el creador de esta website (la cual, agradezco muchísimo), he decidido que la mejor opción es un álbum lanzado el año pasado, pero que merece ser mencionado ante los eventos antes descritos: "A Time Never Come – 2015 Edition" de Secret Sphere.

Siendo esta la segunda reseña que hago de un álbum de esta excelente banda italiana, es un placer decir que después de lo que al principio pudo haber provocado algunas dudas dentro de los fans acérrimos de la agrupación, hoy se ha convertido en una realidad que ha pisado fuerte y le ha dado a Secret Sphere una dimensión que poco a poco abarca terreno en la escena internacional del género. Siendo parte importante de los carteles de los festivales más importantes del metal en el mundo como lo es Wacken Open Air, firmados por una de las disqueras más importantes en Europa como lo es Frontier Records, y en planes de lanzar un álbum en vivo, es notable que el nombre de Secret Sphere va siendo poco a poco, uno que se va escuchando en más oídos a través del mundo.

"A Time Never Come – 2015 Edition" es el relanzamiento de uno de los álbumes más icónicos de la banda en la época donde Roberto Messina era el hombre encargado de las vocales. En un intento por acercar a los nuevos fans a la música anterior a Michele Luppi y al mismo tiempo, acercar a los fans más veteranos de la agrupación a este nuevo sonido con el ahora tecladista de Whitesnake, la adición de las guitarras de Marco Pastorino y demás detalles que mencionaré a lo largo de esta reseña, Secret Sphere decidió ofrecer el año pasado, una regrabación de todos los temas contenidos en el álbum que fuera lanzado originalmente en 2001 no sólo con la interpretación de Luppi tras el micrófono, sino también con Marco Lazzarini como nuevo baterista de la banda, después de la salida de Federico Penazzato.

Siendo únicamente dos los músicos que continúan en la banda desde la grabación del material original y siendo Aldo Lonobile en las guitarras y Andrea Buratto en el bajo quienes hace más de una década grabaron "A Time Never Come", más que tratarse de un disco que únicamente incluya a un nuevo vocalista, se trata de re-experimentar y re-experienciar un álbum que de por sí tenía ya grandes cualidades y que con la adición de diferentes mentes trabajando al mismo tiempo, pueden darle una experiencia al oyente sumamente grata.

El tema que abre el álbum es "Gate of Wisdom", un camino instrumental que sirve de introducción para la gran apertura de este disco: "Legend". Inmediatamente lo que llama la atención es el nuevo trabajo de orquestación en buena parte, de la mano de Gabriele Ciaccia, ofreciendo mucho a esta nueva interpretación de uno de los temas más icónicos de la agrupación. La manera en la que la voz de Michele Luppi se conjunta con la retocada instrumentación le dan una sensación más melódica. Además, es indiscutible que el sonido que le brindó la tecnología ayudó a mejorar un sonido que, debido notablemente al poco presupuesto con el que cuentan muchas bandas al principio de sus carreras, tenía mucho que dar de sí mismo. Mención aparte para ese agudo de Michele Luppi pasados los 5 minutos de la canción, impresionante.

"Under the Flag of Mary Read" comienza de un modo que podría engañar al escucha más joven de esta banda y quien tenga su primer acercamiento a éste álbum en esta nueva edición del 2015, ya que el inicio musicalizado principalmente por los teclados sólo abre camino para uno de los temas más icónicos de la agrupación. La manera en la que logran darle una nueva dimensión a la interpretación de estos temas se sigue fortaleciendo con el pasar de los tracks en el álbum. Una dirección más melódica y teniendo, una vez más, a la voz de Michele Luppi como elemento central en la música de la banda, justo como pasó en su álbum anterior, "Portrait of a Dying Heart".

El cuarto tema del álbum, "The Brave", en su versión original no fue nunca una de mis canciones predilectas. Y en esta versión del año pasado, está prácticamente irreconocible y pasa casi un minuto para poder identificarlas como el mismo tema. Con una atmósfera de inicio diametralmente opuesta a la original, donde en su versión del 2001 suena un arpa dando una introducción sumamente suave y cálida, en esta versión del 2015, suena una precuela sonora con órganos tétricos, lo que le da a esta canción un cambio de panorama ya que arranca con los versos y en general, con la dirección general de la misma. En mi humilde opinión, un paso hacia adelante con un tema que cobró nueva vida.

"Emotions", el quinto tema del álbum, es un pequeño puente que no llega a los tres minutos de duración, pero que la toma de decisiones en la misma hace notar el esfuerzo que Secret Sphere puso para que sus temas en esta nueva edición sonaran lo suficientemente nuevos para dar una buena justificación del por qué regrabar/reinterpretar A Time Never Come. En la versión original, este tema no llegaba al minuto y medio de existencia, para que puedan darse una idea de lo que hablo.

"Oblivion" se presenta como el sexto track de éste disco, que muestra una de las fórmulas más exitosas del power metal, un sonido aplastante y contundente, acompañado de una voz melodiosa y refinada que crea un contraste brillante. Es en esta canción donde particularmente podemos notar que el respeto por las versiones originales existen por parte de la banda, y sin embargo es con esta nueva versión con lo que buscan acercarse a los sonidos de ésta nueva década. Mención aparte para Marco Lazzarini, quien tiene una interpretación soberbia en la batería, formidable y de gran condición.

El séptimo tema de del disco es "Lady Of Silence", donde la voz de Michele Luppi juega un papel primordial, pues por buena parte es su voz junto con las guitarras de Marco Pastorino y Aldo Lonobile lo que dan forma y cuerpo a esta canción. Un tema que no había mucho que mejorar, pues en su sencillez ofrece muchas de sus virtudes, algunos arreglos por aquí y por allá pueden escucharse pero manteniendo el espíritu de la versión primigenia.

Llegamos a la octava canción del álbum, "The Mistery of Love", una pieza a la que no le falta ni le sobra nada, sencillamente excepcional. Es este tema, y desde la perspectiva de quien escribe, en el que la voz de Michele Luppi brilla como una de las mejores voces en el género actualmente pues en su rango de habilidades vocales, puede ofrecer los agudos más impresionantes como las más emotivas interpretaciones, siendo capaz de modular su voz en tantas dimensiones como el tema se lo exija. Una pieza prácticamente perfecta.

"Paganini’s Nightmare", una canción instrumental que rinde un pequeño homenaje (además de mostrar las habilidades musicales de quienes la interpretan) al autor mencionado en el título de la canción. Un tema que en su minuto de duración sirve para explorar la diversidad musical que ofrece el álbum, y al mismo tiempo para introducirnos al siguiente tema y uno de mis personales favoritos: "Hamelin". No cabe duda que la edición de 2015 le vino muy bien al sonido que se nota sumamente pulido y se le ha sacado provecho a cada brillante idea y ejecución que se había hecho para el álbum original hace más de una década. Uno de los temas donde el contraste entre los poderosos riffs de Pastorino y Lonobile hacen juego de manera orgánica con el firme bajo de Andrea Buratto y la brillante batería de Lazzarini, para coronarse con un trabajo vocal de Michele Luppi que en esta ocasión se mantiene discreto con la exhibición de sus habilidades vocales para mantener una armonía con los teclados de Gabriele Ciaccia quien le da una ambientación y musicalización excepcional. Como dije, uno de los picos más altos del álbum.

El penúltimo tema del disco es "Ascencion", nuevamente un tema instrumental que sirve de pórtico para dar paso al gran final: "Dr. Faustus". Un título que nos recuerda a la Magnum Opus de Goethe y que da el último escalón en la escalada de "A Time Never Come – 2015 Edition". El tema que da fin a esta jornada tiene como premisa la misma fórmula que temas como "Oblivion" o "Lady of Silence", es decir, una canción que no conoció tantas modificaciones como algunos de sus hermanos en este álbum y que trata con sumo respeto a su versión original siendo Michele Luppi la notable diferencia, con un estilo en su canto muy diferente al de su antecesor, Roberto Messina, quien grabó originalmente este álbum.

Siempre será difícil para los fans acérrimos y de hueso colorado el aceptar de brazos abiertos las re-ediciones o re-grabaciones de álbumes o temas que forman parte de la historia de una banda a la que han seguido por años. Lo que ofrece Secret Sphere con "A Time Never Come – 2015 Edition" es una mano que se extiende para que tanto fans de tiempo atrás como los más jóvenes escuchas de la música de esta gran banda italiana puedan estar satisfechos respetando a ambos, como a los nuevos fans como a los de la vieja escuela. Hay poco que decir al respecto de un álbum que ya de por sí, era de calidad musical muy elevada; la voz de Michele Luppi sin duda ofrece una nueva experiencia a quien pega sus oídos a este álbum y los cambios, así como un sonido más pulido y ejecuciones más detalladas, son tanto respetuosos con el material original como refrescantes para un álbum que se grabó en tiempos recientes.

Calificación: 9.0/10

Realizado por Michael Orfeo.-

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------

------------------------------- IBERIAN WARRIORS -------------------------------
.