DESTACADOS

lunes, 9 de mayo de 2016

[Review] Baroness – Purple (2015)


Damas y Caballeros, me complace presentarles, si es que no tenían el agrado, a otra banda venida de las raíces yankees del Sludge y sus vastas variantes. BARONESS, es una banda que cuenta con armonías de ensueño como a la vez rasgueos descalibrantes, dueños de solos de hermosa calidad compositiva. Instrumentales dignos de calma conviven con gritos hoscos para parir obras maestras provenientes de la cabeza de John Dyer Baizley, excelente dibujante (ver tapas de Baroness, Skeletonwitch, Kvelertak, Vitamin X, Black Tusk), guitarrista, cantante, etc. El multifacético artista tuvo un accidente con su grupo de ese entonces mientras viajaban en el autobús de gira en el cual sufrió rotura de pierna y brazo. Esto último ocurrió luego de largar su LP más apacible “Yellow & Green”, ya cargado en el hombro los furiosos y ácidos “Blue Record” y “The Red Album” (el muchacho tiene algo con los colores por si hasta ahora no se habían dado cuenta). Para finalizar el resumen de la historieta, Juan Baizley no perdió el tiempo y plasmó las ideas confeccionadas en su convalecencia en un óleo purpura, rebosado con tintes blancos, negros y azules.

El álbum cuenta con joyas bien destructivas como “Morning Star” o “Kerosene” que comparten las cualidades de un típico tema baronessco (?): riff introductorio armónico o grave seguido del riff descontracturante de cuellos.

Shock Me” (también como video oficial) y “Try To Disappear” nos dejan con la tonada en la cabeza, mientras que unos torrentes apacibles de riffs nos dejan en estado de reposo con el instrumental “Fugue”, al mejor estilo de temas anteriores de la gama de “Bulllhead’s Lament”, y “Chlorine & Wine”, canción sacada de un EP que en su lanzamiento nos pautó la forma del larga duración.

Un punto fuerte en el disco es la canción “If I Have To Wake Up (Would You Stop The Rain?)” donde la lírica cuadra perfectamente con la vocalización producto de las melodías y el rebaje instrumental.

Finalmente, “The Iron Bell”, recibe mención aparte, debido a ser una composición llena de melodías y un solo tan reproducible como imposible de captar a la vez su sentimiento. Porque la baronesa es eso, puro sentimiento trasladado de mente y cuerpo a música pura y acertadamente orquestada.

A fin de cuentas, púrpura termina siendo un paso más en la búsqueda del giro sonoro que busca la agrupación, giro que ya vimos procesar a Mastodon, quienes son los más conocidos en el ambiente debido a esta tergiversación de su sonido base, a ser estribillos más coreables y pegadizos, como así lo son también sus riffs. Sin dejar la pesadez tan de lado, Baroness intenta acercarse más a la inclusión social con este modus operandi y lo logra con creces, situándose en la mayoría de los charts conocidos con números de una cifra.

Siendo malo o bueno, esto de “venderse” acaba por ser solo una estrategia de Marketing, ente que no debería menguar los intentos de los artistas por prevalecer, pero a la vez necesario como tal.

Baizley y cia. emprenden este viaje violáceo en un camino mejor asfaltado y con buena repercusión, ya que el disco en su totalidad es bastante bueno, prolífico, recordable y lo suficientemente largo como para establecer el mensaje del barbudo: “Volví para quedarme”.

Calificación: 9.0/10

Realizado por JosMor.-