lunes, 14 de marzo de 2016

[Review] Deathless Legacy - The Gathering (2016)


La mayoría de las bandas que desean explorar lo relacionado con lo oscuro o gótico son felices con vestirse con un poco de cuero y uniformar a la cantante con un voluminoso vestido. Esta banda italiana, nativos de la Toscana, se puede definir como una banda de metal de horror puro añadiendo un aspecto teatral sumado al maquillaje y las manchas de sangre que son complementos perfectos para inspirar terror y miedo.

Un legado que se remonta a la época más gloriosa de los romanos, siempre ha habido acerca de los italianos una relación con lo macabro, tétrico y siniestro. Solo basta con mirar esa obra maestra de la ingeniería como lo es el Coliseo, uno de los edificios más grandiosos creados por esta cepa de la raza humana, pero con propósitos malévolos y brutales, como la puesta en escena de la muerte en su máximo apogeo, para el entrenamiento de miles.

Basado en lo anterior, es que esta banda, recrea en forma teatral el horror y el miedo en sus letras y puestas en escena que la hace una agrupación bastante singular, conformada por: Steva voz y actuaciones, Frater Orion “The Necromancer” batería y escenografías, Sgt. Bones guitarra, C-AG1318 (The Cyborg) en el bajo y voces, Ales Van Eden (Alessio Lucatti) en los teclados y The Red Whitch en las actuaciones y voces crean este disco "The Gathering" como resultado de una amalgama de locura que mezclas teatralidad y música evocando a Lacuna Coil y Flesgod Apocalypse como evocación de lo grotesco, esotérico, lo absurdo y lo extravagante.

Una de las cosas que se evidencia en este trabajo es el que la agrupación evitan las orquestaciones masivas y exageradas cuya característica es semblante del metal gótico de la cual muchas otras bandas parecen depender. En lugar de ello, la particularidad de la banda se basa en los sintetizadores que están en primer plano, que evocan a un recinto de conciertos o a los primeros años del cine, con enormes franjas de intro tétrico, remolinos de hammond u órganos de tubo de la mano de Alessio Lucatti nos hacen alucinar. Todo lo anterior sumado al buen trabajo de la banda nos traslada a cuentos oscuros y más retorcidos de la humanidad.

Pero vamos a lo que nos convoca el disco en su cuerpo iniciando con "The Gathering", como un coro dentro de una Iglesia Católica antigua, acompañada de órganos bajos oscuros y delicados como un juego para niños, que te hacen pensar en una película de terror, tema que te lleva a buscar un algo especial, está muy bien ejecutado, espacial para comenzar un concierto.

"Circus Of The Freaks", comienza como música de una cajita musical antigua, típica de las nuevas películas de horror para de lleno ingresar con una voz desgarradora y que da miedo inmediatamente, piensas que una vampiro esta por chuparte la sangre, no hay desentonaciones está bien ejecutada lenta y acorde al pánico que esta banda busca en sus temas, los teclados en solitario.

"Phantom Manor" es lo típico de un tema gótico, tiempo medio con línea de bajo muy marcado y toda la parafernalia del metal gótico que ya todos conocen, sin embargo hay una diferencia interesante, la voz que suena de manera perfecta. En este trabajo las voces no suenan tan técnicas (frías y técnicas), suenan con mucha confianza y el punto no es el rango de la altura que alcanza, 5 octavas sino su intensidad en la interpretación.

"Baal", con un típico riff de guitarra pero sumado al teclado, que no muy a menudo es usado en este estilo, logran algo muy distintivo en la banda (horror y miedo), además de la interpretación que es muy bien realizada además, se suma la doble bombo de la batería en partes claves de la canción hacen de este tema una obra maestra.

En "Wolfgirl" una intro parecida a una comedia antigua nos lleva al interior de un tema elaborado con una voz menos terrorífica y más melódica nos dice que la agrupación son solo es una comedia de horror sino también una banda de buenos músicos y cantantes que hace de este tema uno de los mejores para mi gusto, es un tema menos gótico, y mejor elaborado con matices bien logrados en toda la canción, y al antes de terminar la canción una recitación perfecta de oscuridad.

Con un preludio de piano que oscila entre la oscuridad y las tinieblas "Tiamat" nos traslada a una casa envuelta entre niebla que apenas te deja ver más allá de tus manos sobre tu cabeza, las voces al iniciar pronunciadas como si fuera un secreto hace de esta canción un tema sombrío y tenebroso, pasado la mitad del tema una ejecución magistral entre teclados y guitarras te traslada a la mejor película de terror que hayas visto.

Estar cavando una tumba en el cementerio cerca de cuervos y otros tantos fenómenos que allí ocurren se llega a poner la piel de gallina eso pasa con el prólogo de "The Tomb", tema que te traslada a una marcha fúnebre lúgubre llena de un circo de horror para sepultar al muerto, tema con matices de circo oscuro y mucho espanto para el escucha, lento y cargado de angustia y humor negro.

Un tema ya un poco más rápido y metalero "The Graveyard" no pierde el sentido de la historia sino que te vuelve a llenar de energía y muestra la combinación perfecta de sintetizadores y guitarras, con una voz desgarradora y perfecta a la vez, considerando que el solo es de sintetizador asemejando a un órgano de tubos, hacen de la canción una obra muy bien elaborada.

"The Dove Has Died" es una canción rápida, que despierta tus sentidos más cargado de metal en su total pureza, con coros de voces logrados a la perfección, una voz cibernética que canta en momentos, solos de guitarra y sintetizadores matizados a la perfección, tema redondo.

Canción con inicio raudo hacen de "Smash Your Idols" un tema de combinaciones de excelencia entre voces e instrumentalización perfectamente ejecutados rápido y cargado de mucha energía con el bajo muy pronunciado en momentos y los solos bien realizados.

Para finalizar este larga duración "Skeleton Swings" con intro de bajo para luego disparar unas teclas de los sintetizadores y unos riffs veloces de guitarra hacen de esta canción un tema excelente para finalizar el disco, lleno de energía y fuerza a la vez; saliendo un poco de la consecución del resto del disco que era lento y tenebroso, con algo de jazz metido entremedio dan una sincronía arrolladora.

En si el disco está muy bien logrado, buenos arreglos musicales, excelente ejecuciones en todos los instrumentos, coros de voces introducidos en los temas justos, no hay una sobrecarga de elementos góticos, un buen disco para quienes gustan de este género de horror y misterio.

Calificación: 9.0/10

Realizado por Claudio Ocampo.-