domingo, 17 de enero de 2016

[Review] Vanden Plas - Chronicles of the Immortals: Netherworld II (2015)


Siguiendo la huella de la primera parte de esta saga "Chronicles of the Immortals" publicada el 2014, los progresivos de Vanden Plas completan esta magnífica obra; simplificando esta escabrosa historia de filosofía existencialista justificando su excepcionalidad, donde nosotros los fans podemos esperar arreglos bien elaborados, melodías de sintetizadores extraordinarias y pasajes instrumentales majestuosos, todo lo anterior sumado al rock progresivo de esta banda que se puede decir que es una de las grandes del género comparándose incluso con Dream Theater o Rush.

Un disco con una teatralidad absoluta que si lo pones en una representación artística seguro que puede personificarse cada tema.

Vanden Plas una banda con bastante recorrido en este género del metal progresivo nacida a mediados de los 80’s, ya nos tienen acostumbrados a entregarnos obras de arte, como aquel disco del 2006 "Christ Φ" basado en la famosa novela de Alejandro Dumas, El Conde de Montecristo.

La banda continua por abrir nuevos caminos, por explorar temáticas diferentes sin perder su fiel estilo original. Temas que nos entregan mensajes de nuestra vida cotidiana como la muerte y el deseo de la inmortalidad.

Cada miembro de la banda muestra el nivel al que están, gran capacidad de interpretación de Andy Kuntz, con una voz impecable, hasta la vigorosa participación rítmica del Torsten Reichert y Andreas Lill en la batería y el bajo respectivamente, además el aporte del virtuosismo y la clase magistral del guitarrista Stephan Lill con un acompañamiento magnánimo de un magnifico teclista como lo es Günter Werno. Que en su conjunto logran crear ambientaciones a niveles estratosféricos de maravilla musical.

Al comenzar el disco con “In My Universe”, ya hay un inicio rotundo y misterioso, con cambios de armonías ejecutadas a la perfección, tema sinfónico con arreglos perfectos, una voz muy íntima que sube sus niveles por momentos y con una base progresiva muy marcada; tema con un estribillo magnifico que te pone en un sillón invitándote a escuchar el resto del disco.

La estrombosidad del tema anterior se suaviza con la majestuosa “Godmaker’s Temptation” tema envolvente, pero que no pierde el lado progresivo, ambiente calmo a instantes para, en pasajes, dar paso a una voz alta y poderosa; tema bien ejecutado, con sus cambios de ritmos bien logrados.

Con un preludio ligero, que te lleva a otra dimensión, a un teatro tenebroso quizás, se introduce “Stone Roses Edge” para posterior romper en forma impetuosa con una calidad absoluta, tema comparable con los mejores de Dream Theater, con cambios de ritmos grandiosos, riffs afilados, poderosos y técnicos, que nos llevan a una brillante mancomunión de teclas y cuerdas en el solo que es absolutamente admirable. Tema redondo.

Esa mancomunión se mantiene en el desarrollo de los más de trece minutos de “Blood of Eden” comenzando en forma calma con una intro maravillosa de piano para sumarse en una conjunción majestuosa de flauta y violín, la voz femenina que acompaña a Kuntz le da un toque sinfónico muy marcado, una ejecución de batería sencilla pero no menos genial, un tema que va increscendo con el paso del tiempo al conjugarse también la guitarra afilada y consistente, con subidas de tono vocal inconfundible y grandioso; diálogos que incluyen alemán e italiano dan como resultado un tema oscuro, tenebroso y muy dramático.

Con una intro calma y mezclando algunos instrumentos sinfónicos “Monster” se hace escuchar, con una voz mas dura y afilada al igual que la musicalización hacen un tema consistente, tal vez un poco más melancólica que la anterior, pero de nuevo con riqueza de decoraciones soberbias de cuerdas y teclas.

La orquestación no se detiene, la teatral “Diabolica Comedia” que sin un ritmo frenético logra mantener una buena intensidad progresiva. Tema que puede considerarse una de las más complejas e insólitas de la carrera de esta agrupación, sus orquestaciones son una mezcla de magistralidad al fusionarse con los instrumentos de la banda. Se debe dar atención al teclista Günter por su precisión y telento innegable que se hace notar en el solo de este tema. Después de una caminata de tal monstruosidad, es el momento de distenderse con la bien ejecutada balada “Where Have The Children Gone”, donde la instrumentación de cada uno de los integrantes le proporciona al tema lo justo para cautivar al oyente de principio a fin.

En la extraordinaria “The Last Fight”, Vanden Plas entrega una mezcla perfecta de Metal Progresivo fusionado con el Heavy Metal tradicional, con sus teclados iniciando el fuego de las notas musicales y la emoción de cada pieza musical estampada en este tema por cada instrumento de la banda, el estribillo impulsa aún más la calidad de este tema grandilocuente llevándote al clímax total. Solo queda cerrar los ojos y que cada nota musical te lleven a una experiencia magistral de otro mundo.

La sinfonía y teatralidad continúan con “Circle Of The Devil”, la cual nos propone un dúo de voces de la cantante alemana Julia Steingass y Andy Kuntz al cerrar el álbum de manera sublime, tema trabajado similarmente a "Blood of Eden", de seguro sus fans mas asérrimos derramarán alguna lágrima de alegría y pasión por este gran trabajo de Vanden Plas que va desvaneciéndose en cada nota de este tema.

Creo que la ejecución majestuosa y certera de cada canción apoyada por la genialidad, coherencia en la historia desarrollada y la perfecta actuación de cada miembro de la banda hace un trabajo formidable, tal vez difícil de replicar en un futuro cercano. Pero por ahora solo quedar seguir maravillándonos al escuchar este pedazo de disco del cual ya me he convertido un fans absoluto, creo haberlo escuchado ya más de 10 veces.

Calificación: 9.6/10

Realizado por Claudio Ocampo.-