DESTACADOS

jueves, 10 de diciembre de 2015

[Review] Sunlight – My Own Truth (2015)


Primero que cualquier otra cosa, quiero mandar un saludo a toda la comunidad que visita "Metal Spirit"; es un gusto saludarlos nuevamente después de tanto tiempo. Espero que les esté yendo de maravilla. Espero que en esta reseña, me quite un poco el óxido de llevar tiempo sin escribir.

Sunlight es una banda proveniente de la tierra de los filósofos clásicos, Grecia. Un país que poco a poco se ha insertado en el mundo musical, teniendo particular interés en el metal. Cada vez su presencia se hace más notoria en la escena, cosa que le hace mucho bien a este género que se encuentra hoy más que nunca, en un proceso de internacionalización no sólo por la cantidad de oídos a los que llega la música, sino de quienes se animan a poner su talento musical en producciones que hoy tienen más posibilidades de dar la vuelta al mundo.

Contando con una formación que incluye a Dimitris Giannakopoulos en las vocales, Makis Kaponis en las guitarras, Panos Mourtzonis en el bajo, Dimitris Kapoukakis en la batería y Panos Anastopoulos en los teclados, Sunlight nos presenta lo que es su primer producción discográfica a la que titulan “My Own Truth”, título que denota de manera exacta, la dinámica de las letras y la intensión de la música que la banda griega propone para su primer paso en la aventura musical que les depara.

El álbum abre el telón con el tema “Back To Life”, un tema con una mecánica contagiosa con un humor muy alegre llevado de la mano casi de principio a fin por las vocales de Dimitris quien funge como guía principal para que la melodía resalte sobre una base rítmica sencilla pero dinámica dentro de lo que una canción con tintes de hard rock puede ofrecer. –De aquí en adelante, llamaré a los miembros de la banda por su primer nombre, disculparán ustedes, pero esos apellidos no son para aprenderse de la noche a la mañana.- Sin duda, es él –Dimitris- quien destaca de entre los demás instrumentos.

En segundo lugar, tenemos a “Follow Your Heart”, un tema que continúa con un sendero alegre en la melodía y en la naturaleza rítmica, acompañado de un coro que es más pegajoso que la macarena. Apenas con dos temas recorridos puede darse uno cuenta de las influencias que existen en éste álbum y en la intensión que Sunlight quiere poner a su música, teniendo fuertes influencias en la composición de bandas clásicas de Hard Rock como Kiss o Deep Purple. Una vez más, Dimitris se lleva las palmas teniendo un ascenso de aplausos hacia el final de la canción que me hizo recordar a los mejores tiempos de Fabio Dozzo en Skylark.

Es el tercer tema, “My Own Truth”, el que Sunlight decide presentar como uno de los ejes principales de su álbum pues es la canción que le da nombre al álbum. A diferencia de lo que suele ser en el 90% de las ocasiones, donde es una canción de carácter potente, “My Own Truth” se trata de una balada donde los teclados de Panos juegan un papel protagónico en contraste con su papel hasta este momento, donde sólo servía como ambientación y no como instrumento principal. Un trabajo que además de contar nuevamente con un muy buen trabajo en las voces principales, tiene un trabajo coral que le da a los versos una mayor presencia que en los temas anteriores.

"Eastern Train" se presenta como el cuarto tema del álbum, y vaya que lo hace de manera excepcional. Después de una dinámica sencilla y escuchando una fórmula hasta cierto punto gastada, este tren es un revitalizante para aquellos que podían pensar que podían prever todo lo que se avecinaba para los siguientes temas. La mano que hasta hoy tienen bandas como Deep Purple es innegable, y quien escuche este tema y no sienta ese pequeño coqueteo hacia ese rock clásico y energético, es que tiene la cabeza en otro lado. Este cuarto tema es una de las estrellas de éste trabajo discográfico.

Las aguas vuelven a su cauce con “When I See You”, quinto track del álbum. Una segunda balada para My Own Truth que le da un bajón a los ímpetus que “Easter Train” había conseguido. No me malinterpreten, no digo que esta power ballad sea mala o aburrida, pero si me hubieran preguntado a mí, le habría dado un acomodo distinto a las canciones para que la mezcla de sensaciones no fuera tan abrupta y podría decir que disonantes. Una canción que en otro momento me habría dado un mejor sabor, porque por sí misma es un tema con cualidades pues le da un mejor equilibrio a los instrumentos que el tema homónimo del álbum.

Earthquake”, sexto tema del álbum, termina por rematar esa sensación de que el acomodo de los tracks pudo haberle dado mejores matices al disco. La dinámica alegre y enérgica vuelve a hacer presencia con este tema, que de haber dado continuidad a “Eastern Train” habría dado sólo un cambio de revoluciones pero no de los bríos que tenía como inercia hasta ese momento. Para aquellos que quieren saber cómo sonaba un buen heavy metal hace ya varios ayeres, podrían asomarse a este tema y tener una sensación precisa de lo que era para nosotros, revitalizar el día con Whitesnake. Otro de los picos más altos del álbum, con riffs precisos acompañados de un bajo sólido, con un trabajo vocal muy competente, con una batería colocada de modo exacto y con un teclado que no destaca, pero cumple su labor de manera precisa.

"Rockin’ All Around" le da al teclado la presencia inmediata que "Earthquake" no logró siendo la apertura para este tema, que mantiene el espíritu general del trabajo de Sunlight. Los riffs de Makis, así como en el tema anterior, juegan un papel protagónico para darle personalidad a una canción que pudo haber explotado de tener esos solos que las grandes canciones de heavy metal no pueden dejar de tener.

Una introducción a cargo de Panos en un tono de piano, abre el penúltimo tema del disco: “Struggle for Deliverance”, un tema que de haber mantenido la dinámica que presenta en los primeros instantes de la canción, la habría encausado directamente a la cumbre del álbum pero que desafortunadamente y desde mi punto de vista, tiene un cambio que lejos de favorecer hacia un sonido original, termina escuchándose como una combinación que hemos escuchado hasta el hartazgo en, por ejemplo, el power metal escandinavo. Peguen el oído a este tema y díganme si no les recuerda por momentos, a cierta canción del álbum Infinite de Stratovarius. Bastante lamentable, pues me habría gustado que el acercamiento al power metal de esta banda tuviera mejor personalidad.

Finalmente, la culminación de este trabajo llega de la mano de “Lonely Man’s Song”. Nuevamente, una balada, pero siendo está a mi gusto, la más destacada de las tres que ofrecio Sunlight para éste disco. Esta vez incorporando un sonido con una presencia aún mayor del piano a cargo de Panos dándole un camino sutil para recorrer a la voz de Dimitris de la mano de un pequeño arreglo de cuerdas que encajan perfectamente haciendo de la incorporación de las voces en coro una consecuencia natural. No es hasta sino casi los tres minutos cuando la guitarra, la batería y el bajo se hacen manifiestos, agregándose con presencia pero sin estorbar el sendero natural que hacen de este último tema, una excelente elección para culminar el álbum.

"My Own Truth" de Sunlight no es un punto y aparte en el género, no es algo que vaya a ser piedra angular para el hard rock de ahora en adelante, pero sin duda es un trabajo que al escucharse, refleja el gusto que la banda tiene por hacer música y el júbilo que tienen por haber alcanzado por fin su primer producción discográfica. Es un álbum que proyecta de manera precisa a lo que Sunlight pretende que suene su música, lo que hace de este un álbum algo que te dará una sensación agradable después de haber terminado de recorrerlo.

Calificación: 8.0/10

Realizado por Michael Orfeo.-