domingo, 23 de agosto de 2015

[Review] Rata Blanca - Tormenta Eléctrica (2015)


Luego de 7 largos años Rata Blanca vuelve con una potente descarga de rock. “Tormenta Eléctrica”, es el título de este nuevo trabajo de los argentinos que están cumpliendo 28 años de vida en los escenarios con una historia llena de cambios, momentos gloriosos y caídas duras. El guitarrista Walter Giardino es quien maneja totalmente los hilos de la banda, pero está claro que sin el talento de Adrián Barilari en las voces la banda no sería lo mismo. Destacar también que es el primer disco de estudio con Danilo Moschen en los teclados. Dejando de lado los temas metal neoclásicos del pasado, Rata nos trae esta vez su versión más heavy rockera.

Precisamente el disco abre con el tema “Tormenta eléctrica”, un claro ejemplo para notar varias cosas de arranque. Escuchamos la voz de Barilari con una matiz diferente a los anteriores trabajos, algo más “rasposa”, claramente al cantante de 55 años se le fue bajando el tono a lo largo de los años y lo notamos desde “La llave de la puerta secreta” (2005) disco en el que Giardino decidió cambiar su afinación un semitono abajo. El solo de esta canción arranca con el teclado, Danilo Moschen empieza a mostrar los sonidos de su teclado que cobrarán protagonismo en varios temas de este disco, continúa Walter con uno de sus solos veloces característicos, y casi por el final escuchamos una parte “coreable” con la guitarra (en Argentina y algunos países latinos es muy común corear riffs y solos). La letra como muchos otros de Rata, quedan a la interpretación de cada uno.

Los chicos quieren rock”, es la segunda canción. Este tema se filtró en internet días antes de la presentación de los otros, recuerdo que cuando la escuché por primera vez dudé de que fuera de Rata. Primero por la malísima letra y luego los coros poco comunes en canciones de la banda. Terminé de escuchar la canción y la puse otra vez, luego una vez más y otra… De que es pegajosa, lo es. El tema “hit” del disco, parte obligatoria en cada álbum de la banda llega con “Tan lejos de aquel sueño”, de nuevo protagonismo a los teclados en conjunto con la guitarra van guiando esta balada rock de amor. Otro punto para analizar, si escuchamos la canción con audífonos o cualquier rescatable equipo estéreo, escuchamos la guitarra y el teclado 100% paneados a la derecha e izquierda respectivamente, algo inusual a lo que venían haciendo y que dependiendo de gustos puede resultar gustando u odiando en la mezcla del sonido, que por cierto estuvo a manos del propio Giardino.

Encontramos también riffs a lo AC/DC como “Rock and roll hotel”, muy rockera, los coros inusuales se escuchan otra vez. Seguida de la influencia anterior continúa “Buscando pelea”, refiriéndose a los que sangran por el rock, aquí escuchamos de nuevo el paneo peculiar de Walter. Ambos temas son de composición simple, y terminan pegando con el tiempo.

Otros temas no se rescatan y los consideraría de relleno, como sucede con “Rebelde y solitario”. Seguimos con una intro que suena a “Ain't Talking 'Bout Love” de Van Halen, en el tema “El jugador”, una canción interesante pero con un coro que no termina de explotar. Le sigue sonidos de motocicleta para la potente “Señor espectro”, letra callejera y rockera, pero otra vez punto bajo para el álbum.

A Rata Blanca siempre le han venido bien las baladas, en sus temas más conocidos y en las sorpresas que encontramos al escuchar un disco completo. Es el caso de “Pequeño angel oscuro”, el mejor tema del disco, donde la guitarra en el coro quedó excelente. El disco termina con un instrumental que termina siendo la más pesada, “Batalla Persa”, buena, pero teniendo como referencia anteriores trabajos de Giardino, esta no termina por convencer, parece más una canción que se olvidaron ponerle letra. En la versión digital del disco, viene también el bonus “La mansión de la adivina”, tema muy flojo, que más bien sólo baja el promedio del álbum.

Atrapado en el heavy rock de los 70 y 80, Water Giardino dejó atrás sus comparaciones con Malmsteen, y compuso canciones donde la palabra rock se repite a montones, algunos muy buenos, otros muy flojos, pero con varias escuchas pasarás un buen rato con este sonido clásico interpretado magistralmente.

Calificación: 7.5/10

Por Gianmarco Palacios.-