DESTACADOS

lunes, 17 de agosto de 2015

[Review] Luca Turilli’s Rhapsody – Prometheus, Symphonia Ignis Divinus (2015)


¿Qué decir de Rhapsody llegando al día de hoy? ¿Hay 2 Rhapsdoy’s? ¿Cuál posee los rasgos compatibles con la fulgurante entrada al Power Metal de un discazo como ”Legendary Tales“ allá  por 1997? Hace no mucho atrás, revisamos el trabajo del equipo del Sr. Leone. Ahora es turno de su contrapartida con ese guerrero incansable que es Luca y los resultados se los dejamos a su propia consideración.

Lentamente, y disco tras disco, Rhapsody (en general) se fue sumergiendo en una maraña de sonidos aún más épicos y cinematográficos, disminuyendo la carga metálica en pos de la fanfarria y los lujos. Y si tras la ruptura que acunaría 2 versiones de la banda que a todos en algún momento nos agradó, alguien albergaba la esperanza de que el violero regresara a los tiempos de las escuchas más duras y directas, bueno esté disipa las dudas de un floritura de mano, redoblando los esfuerzos y engendrando su obra más ambiciosa en la carrera por la búsqueda de la (su) mayor grandilocuencia.

Prometheus, Symphonia Ignis Divinus” se presenta como un trabajo empapado de capas tras capas de orquestaciones, vocalizaciones en distintos idiomas, coros devastantes, pero a fin de cuentas, aburrido. El álbum en general suena forzado y demasiado sobrecargado, ya con su inicio “Nova Genesis” precedido por “Il Cigno Negro” nos vamos dando cuenta de ello. Esto genera algo de exasperación y saturación para el oyente.

Además, las guitarras brillan por su ausencia en varios momentos (“Notturno” por dar un ejemplo) y el vocalista elegido para actuar en este ostentoso guión musical, siendo correcto como lo es Alessandro Conti, dista de estar a la altura de un titán como Fabio Leone, acarreando una perdida en cada composición de la carga dramática que este último suele aportar.

En contraste, algún que otro álgido instante, es provisto por “Rosenkreuz” así como “Anahata”, que parecen querer arrancar un film que poca trama tiene para desenvolver. Además, tenemos alguno picos de diversión en los que levantamos la cabeza, así que a estar atentos a los ritmos del tema extenso, tanto de minutos como de nombre, ”Of Michael the Archangel…”.

Más allá de lo comentado en esta review, en mi parecer, tenemos el primer paso en falso del gran Turilli, que mientras que con “Symphony of Enchanted Lands” o “Dawn of Victory” la peleaba por un Oscar, con “Prometheus…” hace agua y te invita a levantarte de la butaca en medio de la función.

Sonidos clichés, estratagemas hollywoodenses en demasía y por lo visto, mínimas ganas a la hora de mezclar, hacen de este LP algo tedioso, entumecido y desganado como pocos. A lo mejor sea una faceta que esta por ser explotada, pero no lo sabremos hasta que algún Dave Grohl o algún Hetfield se fije en ello (chiste fácil, sepan perdonar).

Calificación: 5.0/10

Por JosMor.-