sábado, 25 de abril de 2015

[Review] Nightwish - Endless Forms Most Beautiful (2015)


Nightwish lleva casi 20 años en escena, con gran éxito y una conocidísima historia, teniendo diferentes etapas, diferentes cantantes, hasta llegar a hoy con 6 integrantes. Siempre con los teclados de Tuomas a la cabeza, la novedad en este último disco es la incorporación de Floor Jansen (ex After Forever, Revamp) y Troy Donockley en los vientos e instrumentos medievales. Además Jukka Nevalainen (baterista) miembro de siempre, fue suplantado por Kai Hahto, debido a problemas con el insomnio. Se tenía gran expectativa con este álbum, esperando quizás un cambio en el sonido o una vuelta a sus inicios, pero claro este no fue el caso. Pasemos entonces a la revisión de los temas.

Todo comienza con "Shudder Before the Beautiful", el cual cuenta con una corta introducción de voz de Richard Dawkins, famoso científico inglés, comentando el significado profundo de la canción: La belleza en las cosas, como observar los fenómenos del universo o cómo la música “ensordece de amor”. Un muy buen tema para empezar, pegadizo, con la peculiaridad de un solo de teclado de Tuomas (algo que no se veía mucho en los últimos discos), junto con el de guitarra. Incluye también un ritmo cambiante a mitad de la canción, donde uno se puede imaginar tremendo headbanging de Floor.

Continuamos con "Weak Fantasy", un tema más pesado y oscuro, con el que escuchamos un coro bien encajado junto a los riffs, que dan paso a la voz de Floor junto a las guitarras acústicas muy bien puestas (tocadas por Troy), con arreglos en distintos pasajes. En esta canción se notan matices estupendos en la voz. “Cada niño merece una historia mejor”, se repite, el tema trata de las atrocidades que vivimos en nuestra historia, como la religión. Podemos escuchar algunos momentos de Marco en las voces, nada especial.

Llegamos al tercer track, el primer single, "Élan". Inspirado en la fuerza hipotética que causa la evolución y desarrollo de los organismos, se crea esta canción sencilla y muy melódica, de estilo folk con sobresalientes flautas. La canción más “comercial” del álbum le da paso a "Yours Is An Empty Hope", un cambio radical de estilo. Lo inevitable que se viene a la mente al escuchar el riff inicial es “Dark Chest of Wonders”, y sí se parecen muchísimo. Notamos a Floor cantando con cada vez más versatilidad y agresividad, junto a sonidos orquestales a buen ritmo. Notar los gritos guturales de fondo (sí, Floor), es el tema más heavy y uno de los mejores del disco, dándonos un mensaje de “vivir el ahora”.

Volvemos a bajar las revoluciones, pero no las emociones, esta vez con "Our Decades In The Sun", una bonita balada a compás del piano. Inicia con un coro y emplea cantidad de arreglos que lo hacen una composición bastante interesante, probando una vez más que esto de las baladas se le da muy bien a Tuomas. Se trata de un tributo a los padres.

Abramos paso ahora a un tema sorprendente, "My Walden". Desde el comienzo se nota la diferencia con los cantos de Troy en galés. Tuomas lo definió como la continuación de "I Want My Tears Back". Con un cambio a la mitad de la canción tiene también sus partes pegadizas y unas marcadas melodías celtas. ¡Un tema memorable!. Continuando, llegamos a la homónima del disco, "Endless Forms Most Beautiful", esta empieza con teclado épicos bien marcados, que luego son acompañados de una potente guitarra, otra canción pegadiza con la estrofa cantada al mismo ritmo, y un coro que no se te quitará de la cabeza. Una canción a lo que nos tiene acostumbrados Nightwish en los últimos discos.

"Edema Ruh", es otra de las canciones “simples”, calmada y con un corto repetitivo. En este tema podemos escuchar otra vez la voz de Troy y sus apariciones medievales. Me gustó mucho la letra eso sí, la cual fue tomado de una serie de libros de fantasía escritos por Patrick Rothfuss, la cual va narrando a un grupo de músicos, actores y magos viajeros que van de pueblo en pueblo. “Básicamente es una canción sobre nosotros” dijo Holopainen. La sigue "Alpenglow", un tema que personalmente me agradó, es simple y pinta como single. Un coro muy agradable y muy bien elaborado. Una canción que tiene un solo mezcla de guitarra y flauta y un final intenso con gran interpretación vocal. Continúa el instrumental, "The Eyes Of Sharbat Gula", obviamente inspirado en la famosísima fotografía de la mirada de la niña afgana, trata de emular sentimientos de nostalgia y guerra en una melodía que incluye muchos arreglos, instrumentos variados, coros que acompañan, en resumen muy calma. No sobresale nada y debe ser el punto más bajo del álbum.

Para finalizar tenemos 24 minutos con el asombroso "The Greatest Show On Earth". Se podría hacer una reseña sólo de esta canción, no sólo por su duración, si no por su variedad de colores y cambio de ánimos, creo que es la canción más épica hecha por la banda. Tuomas nos trata de contar la historia de la Tierra en cinco pasajes bien marcados, que hacen esto una variedad sonora muy completa, se puede aprecia cada integrante haciendo gala de su talento. Comienza con parte instrumental, va cambiando luego de un pasaje narrado (vuelve Richard Dawkins) a algo más pesado, oscuro, empieza en canto de Floor, llega a un coro, llega a tener sonidos de la naturaleza evolutiva, en fin un tema completísimo. Acaba muy tranquilo, pero vaya que resulta muy entretenido, otra genialidad de Tuomas.

En conclusión, el disco resulta ser muy bueno, no novedoso, pero dentro del sonido de la banda, está en un nivel muy alto. Eso sí, definitivamente no se puede juzgar este disco a la primera escucha, ni a la segunda. Es un disco que tarda en encontrarle el gusto, pero una vez que se entiende, será uno de vuestros favoritos. Floor aprueba el examen con creces. Notar también que el buen Vuorinen se luce cada vez menos, pero cumple con unos riffs poderosos.

Calificación: 9.0/10

Por Gianmarco Palacios.-