domingo, 12 de octubre de 2014

Trágicos conciertos que enlutaron el Rock


La idea de asistir a un concierto para estar frente a la banda favorita, muchas veces va de la mano de ansiedad y una larga espera para entrar al recinto que los albergará. Pero una vez que se abren las puertas la euforia se apodera de los asistentes, quienes no dudan en empujar, dar tirones de pelo e incluso puñetazos y patadas con tal de obtener una posición privilegiada que le permita ver de cerca a su artista predilecto.

En muchas ocasiones este éxtasis desmedido ha generado diversos incidentes, que incluso han terminado en tragedias que han marcado la historia de la música, como el caso de los cuatro conciertos que recordamos en esta oportunidad.


- Guns N’ Roses en Donnington Park

La lista parte con un lamentable hecho ocurrido en la primera presentación de Guns n’ Roses en Inglaterra, en el marco del festival Monster of Rock de 1988 en Donnington Park.

Debido a que durante la realización del evento las condiciones meteorológicas no fueron nada favorables, una de las pantallas gigantes puestas en el lugar cayó al ser ‘empujada’ por el fuerte viento en medio de la presentación de la banda estadounidense, tal como consigna el portal especializado en música RollingStone.

Producto de lo anterior se registraron algunos heridos, y el público, conmocionado por esta situación, comenzó a correr ejerciendo presión en la masa de personas que presenciaban el concierto en las primeras filas. Al ver esto, Axl Rose, líder de la banda solicitó al público en varias ocasiones que dejaran de empujarse para evitar una tragedia, sin saber que a esa altura dos fanáticos habían resbalado en el barro desde donde no se pudieron levantar. Ambos asistentes murieron mientras eran llevados a un hospital.




- El triste concierto de Pearl Jam en el Festival Roskilde

La noche del 30 de junio del 2000, cientos de personas asistieron a una nueva versión del festival danés Roskilde, uno de los más grandes de Europa, y que aquel año incluía presentaciones de bandas como Oasis, Iron Maiden, Lou Reed, The Cure y Pearl Jam como cabeza de cartel.

Cuando fue el turno de la presentación de Pearl Jam, cientos de fanáticos se agolparon para ver a la banda, y como suele ocurrir en estos eventos, el público, en su afán de estar más cerca del escenario comenzó a empujarse y ejercer presión sobre la gente que se encontraba en las primeras filas. A raíz de esta situación se produjo una “avalancha humana”, producto de lo cual murieron 9 fanáticos, tragedia que sin dudas marcó a la banda hasta tal punto de barajar su alejamiento de la música.




- Cuando los Ángeles del Infierno se encargaron de la seguridad de The Rolling Stones

El Altamont Speedway Free Festival, llevado a cabo el 06 de Diciembre de 1969, es otra de las fechas tristemente célebres en la historia de la música, debido a que en medio de un concierto de The Rolling Stones, un joven afroamericano de 18 años llamado Meredith Hunter fue asesinado a manos de la pandilla de motoqueros Hells Angels, quienes por ese entonces se encargaban de la seguridad de los Stones, a cambio de unas cuantas cervezas y 500 dólares.




- Dimebag Darrell asesinado por un fanático

Dimebag Darrell, fundador de bandas como Pantera y Damageplan, considerado por la crítica como uno de los mejores guitarristas del metal, el 08 de Diciembre de 2004 realizaría un concierto de Damageplan en Columbus, en el estado de Ohio.

A poco de empezar el concierto, un sujeto subió al escenario provisto de un arma y mató a Darrell de dos disparos en la cabeza y otros 4 impactos en el cuerpo, todo ello frente al atónito público. Algunos de los asistentes al concierto corrieron a ayudar a inmovilizar al hombre que profirió los disparos, sin embargo, tres de ellos murieron en el intento.

Finalmente el asesino, identificado como Nathan Gale de 28 años, fue abatido por un agente de policía que se presentó en el lugar.




- La tragedia de Cromañón

Latino América no queda fuera de esta trágica lista. El 30 de Diciembre de 2004 la discoteca República Cromañón en Buenos Aires, sería el escenario de la banda de rock Callejeros.

Uno de los asistentes al evento encendió una bengala en el recinto, la que alcanzó una tela de plástico y esta a su vez planchas de poliuretano lo que provocó un incendio. Los asistentes, al notar esta situación, comenzaron a correr para evacuar el recinto, sin embargo este había sobrepasado por lejos la capacidad y además una de las salidas de emergencia se encontraba cerrada con un candando.

Debido a lo anterior, sumada a la emanación de gases tóxicos, propia de los materiales inflamables, terminó con la vida de 194 personas y dejó más 1400 heridos, convirtiéndose en una de las mayores tragedias no naturales en Argentina.



Fuente: BioBio Chile