DESTACADOS

domingo, 10 de agosto de 2014

[Live Review] RESURRECTION FEST 2014


Bañada por las frías aguas del atlántico se encuentra, en el noroeste de España, Galicia, una maravilla natural de bosques, montañas, ríos y desde hace nueve años… Metal. Y es que resulta que en la pequeña localidad de Viveiro se celebra uno de los festivales más brutales y que en estos últimos años se ha convertido en uno de los más importantes de Europa. Hablamos del Resurrection Fest, un festival ideado para acoger bandas de Hardcore, Punk y Metal pero que con los años y las demandas del público, cada vez acoge más y más bandas del metal más pesado.

Así que el procedimiento a seguir fue bastante lógico, cargar el coche, echar mano de los ahorros y hacer un viaje de trescientos kilómetros para acampar durante tres días y disfrutar del maravilloso cartel del festival. Una vez allí pude ver de primera mano el increíble ambiente, todavía está por confirmar la cantidad total de asistentes, pero se esperaban unos 35.000 metaleros sedientos de caña y cerveza. Pero después de disfrutar del genial ambiente de la zona de acampada nos acercamos al brutal recinto para disfrutar de los conciertos.

El primer día nos sorprendió con una de las primeras bandas, los emergentes Mutant Squad, una banda de Thrash Metal que no tiene desperdicio, con una energía bestial nos hizo disfrutar del headbanging como nunca. Tras varias bandas llegó uno de los momentos cumbre del primer día… Los aclamados Red Fang con su potentísimo Stoner Metal que hizo vibrar el escenario principal del Resurrection Fest y convirtiéndose en uno de los conciertos más recordados de esta edición. La siguiente sorpresa llegó con Hacktivist un grupo desconocido para mí, con su metal progresivo estilo Meshugga y letras rapeadas añadieron un broche diferente al festival, pero con una calidad sobresaliente. De vuelta al escenario principal nos encontramos con Crowbar, que nos ofrecieron un concierto especialmente duro y que a pesar de las pocas palabras que su frontman Kirk Windstein compartió con el público, creó una increíble conexión entre su sludge metal y el más brutal headbanging del público.

Y tras Crowbar y unos Authority Zero que cumplieron bien su función llegaron los esperadísimos Amon Amarth…En primer lugar hay una queja extendida entre todos los asistentes al concierto y es que Amon Amarth fue uno de los conciertos peor aprovechados del festival, todo aquel que siga un poco a la banda, esperaba poder encontrarse con su enorme drakar, fuego y mucha pirotecnia en el escenario, sin embargo nos encontramos a unos Amon Amarth totalmente “Sugar Free” con solamente la portada de su nuevo disco “Deceiver of the Gods” tras ellos. Sin embargo a pesar de “lo poco impresionante” de su puesta en escena los suecos nos dejaron, en mi opinión, el concierto más potente de todo el festival, tocando prácticamente todos los temas de su último trabajo y con su épico "Guardians of Asgard" la gente disfrutó como nunca llenando hasta los límites el espacio del escenario principal.

Tras los “visuales” The Ocean y Architects llegó uno de los conciertos más importantes del festival. Los integrantes del Big Four… Megadeth. Sin embargo, la decepción fue general, incluso dentro de los fans más acérrimos del grupo. A pesar de su potente puesta en escena, Mustaine nos dejó un directo que deja bastante que desear, un tanto desastroso y sin estar a la altura. Así que la pregunta que nos queda por hacer es si es que fue un mal día para Megadeth o simplemente ha llegado el momento en el que el grupo ya no puede dar más de sí y su propio nombre se ha convertido en un lastre para ellos. Solo el tiempo lo dirá. Sin embargo el amargor se disipó muy pronto, primero gracias a los geniales High on Fire que nos dejaron un concierto con un volumen, una técnica y una energía brutal dando paso merecidamente a los grandísimos Kreator. Los alemanes lo dieron todo, el público también y así queda en el recuerdo de todos los asistentes un increíble directo de una de las bandas de Thrash más influyentes de la historia.

Para cerrar el primer día de festival solo quedó pasárselo bien con los chicos del punk de Ignite y más tarde el afterparty corrió a cargo de los divertidos Dancefloor Disaster. Cerrando un primer día maravilloso.

A pesar de que el cartel del segundo día fue un poco más flojo para los amantes del metal más extremo pudimos disfrutar de geniales conciertos como el de los Death Metaleros Madrileños, Wormed, que nos dejaron un directo potente y muy satisfactorio. Más tarde pudimos disfrutar de los enormes Angelus Apatrida con su tremendo Thrash Metal y un enérgico directo que hizo la delicia de los festivaleros. Más tarde sorprendieron los Hardcore, Born From Pain que dejaron un tremendo concierto y sin duda quedaron en el recuerdo de los asistentes. Para descansar un poco del headbanging pudimos disfrutar también de uno de los grupos emblemáticos del Punk Español, como son Segismundo Toxicómano.

La sorpresa llegó con los Nórdicos Vildhjarta, que a pesar de haber extraviado todo su material en el vuelo nos dejaron una increíble velada de Metal Progresivo con una potencia inusitada. Tras los nórdicos disfrutamos del Thrash de Skeletonwitch y el Brutal Death de Suffocation, que allanaron maravillosamente el terreno para presentar a la banda del día, los gigantes Down que con el magnánimo Phil Anselmo a la cabeza nos presentaron uno de las mejores actuaciones del festival, ya no solo a nivel técnico si no que la puesta en escena fue excelente. Tras ellos y algunos conciertos más como el de los Blackers Watain cerraron un genial segundo día las bandas tributo a pantera, Display of Power y la banda tributo a RATM, Guerrilla.

El tercer día destacó enormemente primero con los Estadounidenses Havok, que nos trajeron el thrash más técnico y brutal seguidos de los señores del Folk Punk como son los Real Mckenzies que hicieron saltar como posesos a todo su público. Sin embargo el primer broche lo pusieron los franceses Gojira, que con su estilo técnico hicieron que toda su legión de fans se volviera completamente loca. Tras un par de sesiones de Hardcore llegaron los monstruos Obituary, que, personalmente, me sorprendieron enormemente con un directo impresionante. Sin embargo el broche de oro lo colocaron los legendarios Testament, que a pesar del enorme chaparrón que calló dejaron uno de los más potentes directos del festival. Tras ellos Carcass, con su brutísimo death metal y cerrando el festival tuvimos a los coñeros Gigatrón que arrastró a un ejército anti-pijos para cerrar junto con la banda tributo a Motorhead, Motorhits, la mejor edición hasta ahora del Resurrection Fest.

Y tras tres increíbles días nos esperaban otros trescientos quilómetros con una sonrisa en la boca recordando los increíbles conciertos del festival. Sin duda, no podemos esperar hasta la siguiente edición el año que viene.
--
Por Brais Jorge