DESTACADOS

domingo, 20 de julio de 2014

[REVIEW] Gamma Ray - Empire of the Undead (2014)


Han pasado casi cuatro años del anterior disco de GAMMA RAY para ofrecernos sus nuevas composiciones, concretamente las de su doceavo trabajo. Entre tanto, nos ofrecieron un nuevo directo y el EP "Master of Confusion" en el que ya nos adelantaban un par de temas de este nuevo trabajo (la que daba título a dicho EP y la que se lo da al nuevo disco).

El inicio del disco nos ofrece un tema de más de 9 minutos de duración, "Avalon", en el cual encontraremos guiños a aquellos inicios de discos como "Land of the Free", "Powerplant" e incluso de "Heading for Tomorrow" con un tema largo lleno de cambios. Un tema pomposo con multitud de arreglos que nos traen a unos Gamma Ray renovados y con un gran arranque, algo que en los trabajos anteriores quedó un poco más relegado a un segundo plano. Un inicio pausado, tranquilo y lento para ir subiendo de intensidad a medida que avanza.

"Hellbent" continúa con esa estela añorada de los años dorados de los germanos, con un ritmo al "Man on a Mission", 100% power metal. Hansen retoma sus agudos (principalmente en el puente-estribillo del tema) y nos deleitan con su particular duelo de solos. Un tema directo y rápido.

Bajamos el acelerador al llegar a "Pale Rider", tema que nos deja un tanto fríos. Tras el buen arranque del disco, nos brindan una batería que es un mero acompañamiento y unos riffs simples, amén de recordarnos a los temas menos afortunados de esos últimos trabajos.

"Born to Fly" parece estar en el purgatorio, sin saber muy bien su ubicación. Por momentos el tema es aburrido, pero el estribillo lo rescata un poco. Cabe destacar que Hansen parece mostrar una despreocupación y pasotismo total en la voz del tema. Lo mejor llega a partir del minuto 2:28, donde el tema parece ir mejorando, pero quedará solo en eso, en parecerlo.

Ahora sí volvemos a reencontrarnos a esos Gamma con "Master Of Confusion", ese sonido a lo "Send me a Sign" o "Heaven and Hell" ya nos deja claro que el tema será fácil de escuchar. Claro está que ha tenido más tiempo también para que lo hayamos escuchado, puesto que era uno de los temas del álbum que contenía aquel EP de mismo título. Con su parte intermedia ya nos vaticinan el juego que dará de sí el tema con el público en los conciertos de la gira del que posiblemente sea uno de los mejores temas del álbum.

Le sigue "Empire of the Undead" (en el EP el orden fue al contrario). El riff que inicia el tema recuerda a esos Metallica acelerados y frenéticos del "Kill 'em All", concretamente le veo cierta similitud a "Hit the Lights" (salvando las distancias) Un tema cañero y directo, pero cuyo estribillo flaquea.

Momento de relajar el ambiente con "Time for Deliverance", balada estándar típica hasta decir basta. Me ha resultado curioso el “ohh” previo al estribillo que suene tan Queen, pero ni por esas. Lo mejor, la parte final.

"Demonseed" hace que nos veamos otra vez frente al Hansen de "Pale Rider", como perdido durante su propia composición. Un tema machacón, de lo más pesado del CD. Presencia abrumadora del doble bombo en el estribillo, donde mejora enteros la canción y la melodía del tema. Poco antes del minuto 4 el tema baja su intensidad para enlazar con el ritmo machacón nuevamente.

Nos vamos acercando al final del disco y "Seven" vuelve a recordarme a los temas rápidos y clásicos de la banda. Melodías y riffs mezclados con el ritmo marcado por bajo y batería y Hansen cantando como debería haber cantado en todo el disco.

"I Will Return" es uno de los temas largos del disco con sus 7 minutos de duración. Cambiante entre el inicio de guitarras estilo happy al ritmo pesado del puente. Es uno de los temas más trabajados musicalmente hablando del disco.

En la edición europea nos ofrecen el bonus track "Built a World". El sonido es muy muy similar al de su anterior trabajo, lo cual me hace pensar en si quizá es un tema que dejaron fuera o ha sido compuesto para la ocasión. Quiero pensar que es lo segundo, porque de no ser así, habrían dejado el mejor tema de su anterior disco fuera. Un regalo que junto a "I Will Return" hace que no perdamos las esperanzas en que seguirán ahí.

Un buen trabajo (mejor que sus dos anteriores) pero que sigue sin llegar a encauzar a Hansen y los suyos por el sendero más correcto, donde a pesar de ofrecernos grandes temas, seguro que no pasará como uno de sus mejores discos a la historia de la banda. A pesar de esto, la mejora notable respecto a sus trabajos anteriores devuelven un poco de fe en que la banda seguirá ofreciéndonos su mejor cara.

Calificación: 6.8/10

Por Raúl Aguilera.-